Mi experiencia con San Pedro, el Peyote de Los Andes

San Pedro, Fausto Ribadeneira

Como recordarán en un anterior post mencioné que iba a emprender un viaje “shamánico” donde tendría por objetivo probar la Ayahuasca y contarles sus efectos, pues bien, aprovechando las celebraciones del Inti Raymi (Fiesta del Sol) en mi país Ecuador, y aprovechando la invitación de una amiga, me embarqué en un viaje para probar la famosa bebida utilizada por las culturas aborígenes sudamericanas en sus rituales shamánicos llamada San Pedro.

San Pedro es una bebida hecha a partir de un cactus del mismo nombre, este cactus posee la particularidad de tener facultades psicoactivas y generar efectos enteógenos (que produce alucinaciones, modificación de conciencia) en las personas debido a la cantidad de mescalina que posee, de hecho el San Pedro tiene la mayor carga de mescalina en la familia Cactaceae, siendo superado tan solo por el Peyote. Para poder convertir el cactus en bebida y consumirlo, hay que hervirlo, luego licuarlo, y por último añadir un jugo o licor para disimular su amargo sabor.

También podemos definirla de esta manera junguiana: ‘medicina natural que tiene la posibilidad de brindar a algunos individuos una conexión con arquetipos o dominantes del inconsciente colectivo. Esta poderosa medicina puede llevar a estados de conciencia en los cuales se puede lograr disolver complejos inconscientes arraigados en el individuo.’ Así como también curar enfermedades.

San Pedros

Ahora que ya saben lo que es San Pedro podemos proseguir con la crónica.

Hace mucho tiempo me habían invitado a estos rituales de San Pedro celebrados en honor al Inti Raymi, sin embargo no tenía idea de lo que era San Pedro y me imaginaba que era un licor y nada más, finalmente este año decidí ir y me puse a investigar sobre la bebida y me quedé estupefacto, no tenía idea de lo que había estado rechazando todos estos años. Reuní a un grupo de amigos, en su mayoría mujeres, y partimos desde Quito a la ciudad de Ibarra, específicamente a una casa en el sector de Santa Rosa de los Ceibos, omitiré las peripecias y anécdotas del viaje pero debo mencionar la calidad humana y consciencia a la hora de cobrar de los taxistas (?) de la ciudad de Ibarra, algo que ya se ha perdido en las grandes ciudades. Pues bien, llegamos a aquel lugar y luego fuimos guiados a una típica casa de campo de la serranía ecuatoriana, una casa muy hermosa y espaciosa, perfecta para albergar a los cerca de 50 hippies y entusiastas de las sustancias psicoactivas que nos encontrábamos allí aquella noche.

Apenas llegamos nos propusieron experimentar el Temazcal, una especie de sauna medicinal ritual donde el shamán te ‘purifica’ mediante cánticos e historias, yo no tenía idea de lo que era, el espacio era demasiado pequeño, y estaba totalmente lleno, no había espacio para nada. Cuando entré sentí que iba a morir asfixiado, el calor era infernal, no pasó mucho tiempo hasta que empecé a sudar como jamás he sudado en mi vida. A mi lado estaban dos niños muy pequeños que luego supe eran hijos del shamán, en verdad consideré un acto inhumano mantenerlos ahí durante toda la experiencia del Temazcal, experiencia que duró una hora y media, ¡una hora y media de sentirse en el mismísimo infierno! Aquellos pobres niños no paraban de llorar, y nadie hacía nada, es más, vitoreaban y aplaudían los casi agónicos lloros de los niños, me siento muy mal de no haber hecho nada tampoco, no me imagino el sufrimiento que debieron haber sentido. Pero bueno, a partir de esta situación sentí un poco de aversión hacia el shamán que guiaba la experiencia y de los participantes, todos parecían alienados por la figura del shamán y no hacían nada más que tratarlo como una especie de deidad, no saben cómo aborrezco aquello, incluso una persona cercana a mí se transformó por completo y empezó a ver al shamán como una especie de enviado de los dioses, cuando para mí todas sus historias y anécdotas eran simplemente frases mal citadas de Aristóteles, Nietzsche, y Freud. Estando dentro de esta estructura era verdaderamente terrorífico a la vez que tranquilizante, todo era total oscuridad, llegó un momento en que pude ver el fuego de las piedras que alimentaban al sauna, y este fuego se transformó en un ave fénix que vino hacía mí, fue ahí cuando mi fe en la experiencia volvió.

Temazcal

Luego del Temazcal, y luego de un breve descanso, el ritual del San Pedro empezó cerca de la 01:00 am, nos hicieron formar un círculo grande y en el centro estaba una fogata, el círculo tenía sus reglas (algo que tampoco aprecié mucho) como salir por determinado lado o pedir permiso para hacer cualquier cosa, y básicamente mantenerte en tu lugar. Luego el ‘taita’ (así lo llamaban al shamán regente del ritual) nos entregó un poco de tabaco y nos exhortó a lanzarlo en la fogata uno por uno mientras pedimos nuestro deseo o nuestro propósito para aquella noche, yo simplemente pedí que aquella experiencia me brinde el conocimiento. Luego de ésto, y de algún discurso del taita, finalmente llegó la hora del San Pedro; nuevamente uno a uno se nos fue entregado un vaso con la bebida. Yo había leído sobre los efectos que provocaba, principalmente náuseas y vómitos, y se nos fue explicado aquellos antes de empezar el ritual, se nos dio fundas y el baño de la casa fue puesto a nuestra disposición. Veía como el taita entregaba uno a uno la bebida y algunos ni bien la tomaban ya empezaban a vomitar, era asombroso, finalmente llegó mi turno y la verdad no me supo tan mal, un poco amarga y agria sí, pero nada que se le compare con aquellas bebidas alcohólicas experimentales que probé en mi vida colegial y universitaria, me supo un poco a aquella bebida medicinal de las abuelitas, aquel café con ron y limón, así que no me pareció para nada desagradable.

Pasaban los minutos y no pasaba nada, el sueño llegaba y junto a mi grupo nos acostamos en el césped a intentar descansar un poco, de repente la oleada de vómitos empezó, uno por aquí, otro por allá, otro a lo lejos, otro más cerca, la ola se iba acercando a mi grupo, era impresionante, comenté con mis amigos que todo el círculo se dejaba sugestionar por los demás y nada más, que no caigan en aquello. Los sonidos repugnantes seguían, en mi grupo esperábamos con pavor quien sería el primero de nosotros en caer, era como en las películas de zombies, cuando un personaje es mordido por un zombie y estás expectante a su transformación. Finalmente luego de una hora un amigo cayó, vomitó. Y luego de esa hora empezaron las primeras alucinaciones, las nubes adoptaban formas cada vez más claras y a la vez bizarras, los árboles iluminados por la majestuosa luna, que estaba tan clara como el sol del atardecer aquella noche, adoptaban formas también. Intenté dormir un poco y de repente empecé a soñar paralelamente con miles de escenarios, algo parecido a lo que les había contado en este post, hasta llegué a proyectarme astralmente y visitar mi ciudad y un barrio en específico, no lo podía creer, todo pasaba muy rápido. También tuve la sensación que todo aquello era un déjà vu, supe exactamente lo que iba a suceder, pude ver cómo varias de aquellas cosas se iban cumpliendo. Finalmente me desperté de aquello, no había pasado ni 5 minutos, me levanté y vi las estrellas, y fue impresionante, ¡las estrellas danzaban, danzaban! Luego me volví a acostar y levantar, volví a ver las estrellas, en esta ocasión vi varias estrellas fugases surcar los cielos, no lo podía creer nuevamente, estaba seguro que aquello no podía ser una alucinación, pregunté a mis compañeros si ellos también las habían visto, algunos me respondieron que sí.

San Pedro hands

Empecé a escuchar las voces de todos los asistentes con claridad, veía el fuego de la fogata y éste también danzaba, todo me sorprendía, el cielo, las estrellas, todo parecía un cuadro de Van Gogh o una pintura de Dalí, no lo asimilaba, hacía comentarios a viva voz, y al verme inquieto uno de los ayudantes del taita me ofreció un nuevo vaso de la ‘medicina’, así llaman ellos al San Pedro, yo por supuesto acepté y lo bebí ante la estupefacción y sorpresa de todos. Pensé que esta vez iba a vomitar pero tampoco fue así. Mi amigo que vomitó me comentó que jamás sintió náuseas, simplemente vomitó, y fue ahí cuando empezó a alucinar, lo que nos lleva a pensar que el vomitar o no, no es parte esencial de la experiencia.

El amanecer se acercaba y yo estaba más alucinado que nunca, llegó el punto en que empecé a escuchar los pensamientos de las personas a mi alrededor, pude comprobar que efectivamente eran los pensamientos al comentarle a una persona cercana a mí si efectivamente pensó lo que yo escuché en mi cabeza, y me lo confirmó. Me sentía Superman con su poder de super audición, escuchaba muchas voces en mi cabeza, todas eran de las personas a mi alrededor. Luego el sol iluminó el césped y las plantas y fue aquí cuando tuve la más hermosa de las alucinaciones: al ver las plantas y el césped veía como éste crecía para convertirse finalmente en una planta y de ésta salía una hermosa flor roja similar a un tomate, era impresionante, impresionante, sucedía cada vez que veía al césped, por eso estuve mucho tiempo mirándolo, nunca imaginé que todo lo que contaban de imágenes psicodélicas era totalmente verdad, siempre pensé que eran exageraciones.

tame impala

En todo el grupo yo era el más afectado por el San Pedro al haber tomado dos vasos, comentábamos con mis amigos lo que ellos habían visto o sentido y no parábamos de reír: alucinaciones varias, desvaríos, desdoblamientos, etc., todo muy fascinante, otros no habían tenido ninguna visión o efecto en absoluto, cada persona tiene una reacción diferente ante estas sustancias. Llegó un momento en que vi miles de imágenes psicódelicas, las llamadas ‘trippy images’ en la puerta de la casa, tampoco lo podía creer, me sentía en un video de Tame Impala, un póster psicodélico sesentero, o un gif de Tumblr, nuevamente me sorprendía que aquellas imágenes en verdad podían verse, y con cada movimiento de mis manos se formaban más y más imágenes, y en el marco de la puerta se formaban estas especies de serpientes psicodélicas moldeadas en forma de zig-zag y millones de figuras geométricas que pienso ni siquiera han sido trazadas en este mundo, imposible explicar con palabras todo lo que vi.

so

Nuevamente al cerrar y abrir los ojos veía cientos de imágenes caleidoscópicas y hermosos destellos de colores, nuevamente repito, no podía creer que estaba viviendo aquello, le aseguro que yo era totalmente escéptico de las experiencias místicas y psicódelicas que había escuchado y leído, siempre pensé que eran exageraciones, pero puedo asegurar que no es así, en verdad sucede, todas las pinturas de Alex Grey finalmente tenían sentido.

Luego todos moríamos de hambre y sed, y no se nos permitía comer nada hasta que las mujeres del círculo terminen de preparar los alimentos ‘sagrados’ que consistían básicamente de frutas, aquello me molestó un poco porque en verdad moría de hambre y sed, pasó cerca de una hora hasta que finalmente las mujeres trajeron los alimentos, pero primero debían dar platicarnos alguna anécdota o pensamiento que tengan, lo cual también fue muy frustrante ya que había cerca de 20 mujeres. Pero bueno finalmente se nos entregaron las frutas y me supieron a gloria, sobre todo un fruto llamado pepino dulce ya que contenía grandes cantidades de líquidos. Mientras comía seguían las visiones y mi sentido de la audición se amplifico considerablemente, escuchaba todo en “3D”, luego del desayuno finalmente decidí partir, ya no soportaba estar en aquel lugar lleno de hippies wannabes y seudo defensores de la cultura ancestral, tampoco soportaba al ‘taita’ y sus discursos prefabricados, jamás logré verlo como un guía o maestro como los demás, y no soportaba aquél endiosamiento que le dedicaban todas las personas del círculo, ver o aceptar a alguien como tu “maestro” no significa verlo como alguien superior, no significa verlo como un ídolo al cual obedeces en todo lo que diga; un maestro de verdad debe ser visto como tu guía, tu compañero, tu igual, alguien que te pueda ayudar a avanzar.  Parte de la experiencia la dediqué a analizar a quienes componían el círculo, y era claro identificar al supuesto héroe; el shamán, y yo como el antihéroe, de pie en posición desafiante y gestos de incredulidad ante cada una de sus palabras, aquel que desobedece las órdenes del grupo, decide por sí mismo y por lo tanto se queda solo, pero es libre. Temía mucho un ‘mal viaje’ así que le pedí a una amiga que me acompañe y partir, por suerte ella tenía las mismas impresiones de las personas del círculo. Al salir se nos pidió que cancelemos $20 a lo cual accedimos a regañadientes tan solo para salir de ahí lo más rápido posible de allí.

sp

Caminamos por el páramo hermoso y arenoso, y sentí paz al verme alejado de todos aquellos, las visiones seguían pero ya no con la misma intensidad, me sentía un poco mareado y tembloroso, notaba como las personas nos veían con miedo, el no dormir en absoluto y acostarse entre las hierbas nos tenía totalmente arruinados, tomamos un taxi al terminal y finalmente el bus a Quito, nuestra ciudad. El viaje en bus fue algo muy caótico, supongo experimenté algo del ‘bad trip’ sentía ganas de hacer muchas cosas como escribir, pintar, correr, saltar, dormir, reír a carcajadas, pero me controlaba lo más que podía, intentaba hablar calmado para no asustar a mi compañera que no estaba en mi misma situación, intentaba no dormirme para no tener alucinaciones que presentía iban a ser algo terroríficas, las personas del bus y el calor me estresaban un poco, pensé mucho y aún tenía breves centelleo de colores, finalmente llegamos a la ciudad y no me sentía en las condiciones de volver a casa, temblaba un poco y estaba muy intranquilo, sentía que mi ritmo cardíaco se aceleraba más que antes y mis pupilas se dilataban todavía más, quería dormir y comer, finalmente me decidí a tomar un taxi y llegué a casa. Los efectos del San Pedro no pasaban por completo pero esta vez en la comodidad de mi casa pude disfrutarlos a placer, el mareo se marchó y finalmente me quedé dormido. Hoy domingo (23/06/2013) desperté sintiéndome totalmente renovado, siento que hasta puedo respirar mejor, algo de los efectos (aturdido, ‘anestesiado’) aún persisten hasta este momento, los efectos ‘fuertes’ como las alucinaciones, visiones, etc. duran un aproximado de 10 horas, supongo con otra noche de sueño los efectos se marcharán por completo.

Así concluye mi experiencia con esta maravillosa bebida, en verdad no siento que he alcanzado la iluminación o ni tampoco me siento diferente a aquellos que no lo han experimentado, simplemente me siento bien de haberlo hecho y de haber vivido todo lo que viví, y por supuesto les recomiendo probarla y que me cuenten qué efecto tuvo en ustedes, quizá logren ver cientos de cosas mucho más espectaculares que las que yo vi. Espero que esta gira denominada ‘shamánica’ continúe para seguir compartiendo mis experiencias con ustedes y que se animen a intentarlo.

San Pedros


La Ayahuasca, la Depresión y el Síndrome de Serotonina

Ayahuasca

En unas semanas, o eso espero, me embarcaré en la búsqueda de shamanes que me provean de Ayahuasca, y finalmente experimentar algo que he estado esperando por mucho tiempo. Espero hacerlo, y veremos qué dicen los shamanes, ya que ellos ven si es tu momento para aquella vivencia o no. Esto es importante, muy importante; un shaman original primero te ‘leerá’ e intentará purificarte antes del ritual donde beberás la Ayahuasca, si la purificación es un éxito, entonces procederás a hacerlo, de otro modo sería muy peligroso por el ‘mal viaje’ que puedas llegar a tener y las consecuencias de éste. Es por esta razón que algunas veces el shaman te invita a vivir en su comunidad por varios días. Yo era de aquellos que pensaba que simplemente ibas a la selva ecuatoriana, encontrabas un shaman, le decías que te dé Ayahuasca, alucinabas o lo que sea, y punto; no no, estaba totalmente equivocado. Para prevenir un “mal viaje” (alucinaciones cual pesadillas terroríficas que amenazarían con desencadenar episodios de psicosis y esquizofrenia) se necesita estar en un ‘equilibrio psicológico’ adecuado. Por eso menciono que es muy importante hacerlo con un shaman de verdad, ya que se ha dado casos de personas que creen que porque han probado ayahuasca una vez ya los convierte en shamanes y se sienten con la autoridad suficiente para conducir una ceremonia shamánica. Pero bueno, profundizaré más en el tema muy pronto, o mejor aún, si llego a experimentar lo escribiré. Por lo pronto te digo que si quieres experimentar ¡hazlo! No temas, no pienses que experimentar algo así te hace un “drogadicto”, o un paria de la sociedad, terminemos con ese pensamiento absurdo por favor. La ayahuasca en verdad podría convertirse en un gran paso para un cambio de vida, una manera de abrir tu mente, de encontrar nuevos universos llamados ideas, encontrarte, por qué no, a ti mismo, míralo como una oportunidad para alcanzar el conocimiento que siempre has deseado encontrar.

Ayahuasca

Oh, otra cosa importante, quizá muchos de ustedes se estarán preguntando en estos momentos, ‘¿qué carajos es ayahuasca?’, bueno por favor no me haga explicarlo, mejor vamos al buen Wikipedia: ‘Se conoce como ayahuasca a diversas bebidas enteogénicas resultantes de las decocciones de múltiples plantas.’ Eeh… ¿qué? Sí, los comprendo, wikipedia nos lo complica, me tocará explicarlo, así que vamos: traducción: Ayahuasca es una bebida a base de plantas que afectan tu estado de conciencia y puede provocarte, aparte de vómito y diarrea, alucinaciones y epifanías; despertares de conciencia que muchos llaman ‘iluminación’. Se dice que actúa como un remedio físico, espiritual y emocional. Ha sido usada desde hace miles de años por los aborígenes sudamericanos, sobre todo en los rituales shamánicos de comunidades ubicadas en Ecuador, Colombia, Perú, Brasil, y Bolivia. Ahora supongo les ha quedado más claro, continuemos.

En mi búsqueda por información sobre la Ayahuasca me he topado con un texto que me ha parecido interesante sobremanera, particularmente porque quienes me acompañarán a mi viaje son dos personas muy cercanas que sufren de depresiones constantemente. Me han preguntado qué implicaciones podría tener el consumo de Ayahuasca en ellos y yo no he sabido qué responder, afortunadamente este texto responde un poco aquellas interrogantes. He encontrado este texto por partes en varias páginas, al parecer es de un mismo autor, así que, aunque odio hacerlo en mi blog, me limitaré a copiar y pegar las partes del artículo para poner al día a mis amigos, oh y también a una hermosa diosa argentina llamada Ludmila que conocí twitterianamente y de la cual estoy enamorado profundamente, ¿acaso es posible no amar a las argentinas? En especial una tan culta y hermosa como ella. Pero bueno, vamos al texto y espero les sirva como guía a varios de ustedes también que planean experimentar con Ayahuasca y quizá sufran de depresión. Mi consejo es no se deprima, haga como Homero:

Homero Simpson weed gif

Ayahuasca y Depresión

(Plantando Consciência, Brian Anderson)

Este ensayo tiene por objeto poner a disposición del lector no especializado información básica sobre el tema de la ayahuasca y la depresión. No deben tomarse decisiones de salud con base en esta información por sí misma, se debe consultar con un profesional de la salud confiable, un curandero experimentado o un líder religioso. Al igual que todas las sustancias con propiedades medicinales, la ayahuasca puede ser dañina si se usa incorrectamente, por supuesto, lo que se considera uso “correcto” y saludable de la ayahuasca es discutible.

Una cuestión relacionada con la salud en torno a la ayahuasca que surge con frecuencia es si ¿las personas que toman medicamentos antidepresivos pueden beber ayahuasca? Esta pregunta no puede por el momento ser contestada de manera muy satisfactoria, pero podemos hacer un primer intento.

La depresión es una enfermedad muy común. Aunque a menudo se habla de ella como una “enfermedad mental”, la depresión puede consistir en síntomas tanto físicos como psicológicos, incluyendo estado de ánimo bajo, incapacidad de experimentar placer, disminución de la energía, pérdida del apetito, pérdida de concentración, dormir más o dormir menos, sentimientos de culpa, ansiedad, dolores físicos y pensamientos suicidas.

El uso de la ayahuasca para tratar estos síntomas probablemente ha existido desde hace décadas. Un conocido libro que describe este uso de la ayahuasca es Visionary Vine de Marlene Dobkin de Ríos. Los intentos de utilizar la ayahuasca en entornos tradicionales para tratar la depresión también se han documentado recientemente. [I] Aún no hay ensayos biomédicos clínicos con ayahuasca para tratar la depresión concluyentes, pero algunos científicos creen que otros psicodélicos, como la psilocibina, pueden ser útiles en el tratamiento de la depresión. [ii] Por lo tanto, existe la posibilidad de que la investigación científica puede arrojar un poco más de luz acerca de cómo el uso de la ayahuasca podría tener efectos benéficos sobre la depresión.

Ayahuasca Jung

Antes de entrar a la cuestión de interacciones negativas de medicamentos con ayahuasca, cabe señalar que, incluso en personas que no están tomando medicamentos psiquiátricos, la ayahuasca puede tener efectos nocivos psicológicos (como crisis psicóticas o inducir estados depresivos), aunque estos casos son relativamente raros. Se cree que los psicodélicos en general, pueden precipitar los estados psicóticos en personas que tienen predisposición a este tipo de reacciones. [iii] Otras reacciones negativas pueden ocurrir cuando el usuario de ayahuasca carece del apoyo social adecuado para ayudarle a integrar sus experiencias después de la sesión. [Iv] Es importante para su salud que las personas con antecedentes de psicosis no beban ayahuasca. [v] Y aunque algunas personas deprimidas pueden reportar sentirse mejor después de tomar ayahuasca, las personas que sufren de depresión con síntomas psicóticos, probablemente deberían evitar la ayahuasca también.

Gran parte de la preocupación ante el uso de la ayahuasca por las personas que toman medicamentos antidepresivos parece surgir de la cuestión del “síndrome de serotonina” planteado por James Callaway y Charles Grob en su artículo de 1998 “Preparativos de la Ayahuasca y la recaptación de serotonina: una combinación potencialmente grave de interacciones adversas “. [vi] El síndrome de la serotonina se caracteriza por los signos y síntomas de fiebre, pulso y presión arterial elevados, confusión y agitación, convulsiones, temblor, rigidez muscular, aumento de reflejos articulares, pupilas dilatadas, continuos movimientos oculares horizontales, sudoración , vómitos y diarrea. [vii] Estos síntomas comienzan generalmente después de minutos de haber consumido drogas que aumentan excesivamente los niveles de serotonina, y si se deja sin tratar, en casos graves puede provocar la muerte. En el caso de sospecha de síndrome serotoninérgico, la ayuda médica se debe buscar inmediatamente, lo que es complicado en el caso de los usuarios de ayahuasca debido a que varios de estos síntomas pueden ser normales durante los efectos a corto plazo del uso de la ayahuasca.

El síndrome de la serotonina es una preocupación entre los consumidores de ayahuasca porque contiene alcaloides tipo harmala, como harmina y harmalina, que actúan como inhibidores de la monoaminooxidasa (MAO), lo que significa que impiden que la serotonina se descomponga, y por lo tanto aumenten los niveles de serotonina en el cuerpo. Por lo tanto, si una persona está tomando fármacos antidepresivos que contienen inhibidores de la MAO o inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), más frecuentemente utilizados, se teme que puedan elevarse sus niveles de serotonina demasiado en caso de beber ayahuasca.

Ayahuasca

Entre los miles de personas en todo Brasil y otros países que regularmente beben ayahuasca,  muchos de ellos toman medicamentos antidepresivos, y curiosamente ni un solo caso de síndrome serotoninérgico debido al uso de ayahuasca ha aparecido en la literatura científica desde 1998 en el artículo de Callaway y Grob. Hay varias razones posibles para esto, una de ellas es que estos casos son realmente muy raros o inexistentes. La idea de que los casos graves de síndrome serotoninérgico ocurren raramente, al menos dentro de la religión brasileña que utiliza el ayahuasca, União do Vegetal (UDV), es apoyada por la declaración hecha por el psiquiatra Luis Fernando Tófoli, coordinador del Comité de Salud Mental de la UDV, quien nunca ha oído hablar de ningún informe de este tipo de casos que haya ocurrido en la UDV. [viii] Por supuesto, esta falta de pruebas de daño no necesariamente debe ser tomada como evidencia de la seguridad. Por otra parte, Tófoli comenta que es importante evitar el uso de la ayahuasca cuando se utiliza la tranilcipromina. Esto se debe a que la tranilcipromina es un inhibidor “irreversible” de la MAO, es decir, sus efectos duran más que otros IMAOs “reversibles”  como la moclobemida.

Esto nos lleva a otro punto: los efectos de algunos medicamentos, como los antidepresivos, van a durar más que los de otras drogas después de un tiempo sin tomarlas. Los efectos del Prozac ISRS (fluoxetina), por ejemplo, puede durar varias semanas después de la última dosis, por lo que incluso si alguien fuera a dejar de tomar un antidepresivo con el fin de evitar tener una interacción negativa con la ayahuasca, esta interacción puede ser posible durante días después de que la medicación se haya detenido. Además, detener rápidamente un medicamento no siempre es un proceso benigno -además de la posibilidad de llevar a un empeoramiento de la salud mental-, la detención de un medicamento psiquiátrico de golpe a veces puede conducir a síntomas físicos, como dolores gastrointestinales en personas que han usado un ISRS durante un tiempo.

Este ha sido un breve repaso de lo que se conoce dentro de las ciencias académicas sobre el tema de la ayahuasca y la depresión, y ha tratado de responder a las preocupaciones acerca de la posibilidad de que ocurra un síndrome serotoninérgico potencialmente mortal en personas que están tomando medicamentos antidepresivos mientras beben ayahuasca. Debe tenerse en cuenta que se cree que no sólo los fármacos antidepresivos están asociados con el síndrome de la serotonina, sino también los analgésicos como la meperidina, el antibiótico linezolid, el dextrometorfano, fármaco supresor de la tos y en ocasiones de uso recreativo, y varias otras drogas. [Ix]

Se desconoce cómo estos medicamentos pueden interactuar con la ayahuasca, especialmente teniendo en cuenta los diferentes métodos que existen para la preparación de la misma. En resumen, la ayahuasca es una sustancia verdaderamente compleja y las relaciones que se pueden desarrollar con la bebida son aún más complejos. Actualmente aún no se sabe mucho sobre cómo afecta a la salud mental el uso de la ayahuasca. Y más allá de la propia sustancia, los contextos y las formas en que se usa pueden ser muy importantes, lo que agrava la complejidad de los efectos de la ayahuasca sobre la salud mental. Al igual que con el uso de la mayoría de los medicamentos que se utilizan como terapias de salud mental, el contexto y el apoyo interpersonal concomitante son cruciales para conseguir los efectos óptimos de las drogas. Este hecho no debe ser ignorado.

Ayahuasca


Cultivar Hongos Alucinógenos en tu casa

hongos2

Muchos los consumen por experimentar, otros por simple novelería, otros por hacerse los rudos e interesantes, otros porque no tienen nada más que hacer, y otros simplemente por intentar encontrar un método de expandir la mente y el conocimiento, quizá estos últimos lo hacen por la razón más noble. Siempre les recomiendo experimentar de todo en esta vida, para eso estamos aquí, claro, sin caer en excesos a menos que lo desees. Los Hongos alucinógenos se han venido consumiendo desde tiempos inmemoriales, desde la antigua Grecia hasta la semana pasada en aquel concierto de rock que fuiste con tus amigos. Sin embargo no es tan fácil conseguirlos, siempre hay que ir a la cacería de ellos en las afueras de la ciudad, en el campo o alguna finca, y la forma de encontrarlos no es la más agradable ya que la forma más sencilla y común de encontrarlos es en excrementos bovinos, así que para los que no gustan tanto de salir de excursión lisérgica, les cuento que me he topado con un tutorial sobre cómo cultivar hongos alucinógenos caseramente y no podía dejar de compartirles esta valiosa información. Lo dejaré aquí para fines didácticos y como banco de información, cuando funcione vendrá el post con testimonios completos. O quizá ustedes ya tienen su propio huerto casero y me podrían ilustrar. 

Y para los que prefieren la forma tradicional: 

hongos6