El Sollozo del Don Juan

faustandlilith.jpg

Continuando con mis incursiones en la vida de otros personajes para convertirlos en obra esta vez veremos un poco de lo que iba a ser un pequeño sketch con Don Juan Tenorio como protagonista, esta vez viéndolo desde otro lado al que estamos acostumbrados, de rompecorazones a corazón partío, Don Juan conociendo a su Lilith, aquella que le ha hecho pagar sus pecados como habría deseado Tirso de Molina, aquella que le arrebató su orgullo, su ansia conquistadora, y ahora no le quedaba más que volverla letras para iniciar el olvido. 

Este personaje ha sido uno de mis favoritos en la literatura desde siempre, tan cautivante e indescifrable, es un arquetipo presente en la humanidad desde siempre, pero ha sido en años recientes cuando recién se le ha dado importancia. Quizá porque desde la aparición de Casanova los donjuanes ya no lograban pasar desapercibidos.

Don Juanismo

Tanto han llamado la atención que incluso existe Don Juanismo un síndrome no clínico que se ha convertido en sinónimo de la ninfomanía. Para Freud, por supuesto, se trataba de una mera fijación materna por parte del hombre y su búsqueda incesante de su madre en otras mujeres; teoría similar tenía Jung que veía al Don Juan como atado inconscientemente a su madre y la busca en sus parejas, añadiendo, más tarde, que el Don Juan simplemente se encuentra en búsqueda de su anima o esencia femenina. Para otros no se trata más que un complejo narcisista de un ser inseguro de sí mismo busca validar su vida con diferentes conquistas. 

¿Pero en qué se diferencia el Don Juanismo de la Ninfomanía? La principal diferencia es que el Don Juan no busca siempre una pareja sexual, el sexo no lo llena como se esperaría, e incluso varios analistas mencionan una cierta incapacidad en ese ámbito. Al Don Juan lo que lo llena es el placer de la conquista, el poner en marcha su estrategia y plan de ataque, el sentirse realizado cuando alguien le dice cuánto lo ama o cuánto había deseado conocer alguien como él, convertirse en el príncipe de cuento de hadas que cada mujer desea, y también en aquel bastardo que les dejará una lección de por vida incrustándose para siempre en sus mentes, hacerse inolvidable, coquetear un poco con la inmortalidad. 

¿Y a qué se debe este comportamiento? Pareciera más un resentido social en busca de venganza. ¿Qué debe suceder para que alguien se convierta en don Juan? ¿Es meramente una fijación incestuosa y ya? Pues no, yo voy más allá, al verdadero núcleo de la esencia don juanesca. Ante todo debemos tener en cuenta que aquellos que nacen con esta esencia son unos idealistas empedernidos, tienen diferentes concepciones a las convencionales, tienen su propio código en todo, son seres amorales que ven más allá de lo establecido socialmente,y, por sobre todas las cosas, tienen una concepción única del amor. El amor para ellos es una emoción pura, blanca totalmente, una luz que no puede mezclarse con lo oscuro, en este caso para ellos el amor no puede mezclarse con deseo. El deseo es una arma que usan contra las incautas personas que caen en sus redes, pero el amor y la búsqueda de éste siempre prevalece. Por eso pareciera que no puede parar en sus conquistas. 

¿Pero por qué el don Juan no puede mezclar amor con deseo? Aquí volvemos a psicología básica; la mayoría de estas personas se han iniciado sexualmente a edad temprana, ya sea consensuado o no, aquí radica el núcleo mismo del Don Juanismo. Al iniciarse sexualmente tan temprano hace que el sexo no sea protagónico como en las demás personas, lo que verdaderamente anhelan es ese amor puro e inocente, ese amor de niños de primaria. Pasan una vida intentando experimentar aquello, muy pocas veces lo logran lamentablemente. ¿Y por qué buscan eso? Porque al iniciarse tan temprano perdieron la oportunidad de enamorarse como niños, ya que ellos saben qué conlleva una relación de pareja, esa curiosidad por descubrir esto por sí solos les fue arrebatada, siempre un paso adelante a sus contemporáneos. Lo que anhela es encontrar alguien como él con esa visión de amor donde el deseo no tiene cabida y supera todo. Quizá una utopía y él lo sabe, se engaña a sí mismo para continuar en la búsqueda que él considera la más valiosa de la historia. 

El Don Juan es un ángel del amor en reversa, entrega parte de su esencia a quienes cree merecedores de ella, y convierte una vida en pesadilla a aquellas a quienes se entregó pero no lograron comprender su visión del amor. 

Es un paladín de la justicia en sus propios términos; al don Juan le gusta poner a prueba la conciencia y códigos morales de las personas, por eso entre sus presas predilectas se encuentran personas casadas o que claman estar comprometidas sentimentalmente a alguien. Si estas personas resisten su seducción el son Juan las respeta y termina por dejarlas en paz, ya que se alegra que el amor aún resista sus embates. Pero si al contrario ceden a él, el son Juan se transforma en el demonio, jugará a amarlas, será el mejor amante que este mundo ha conocido, dejará un impacto tan grande que jamás lograrán reponerse a él, y luego se marchará de la forma más cruel, en el cenit del amor que sienten por él. ¿Por qué hace ésto? En su retorcida mente él está dando una lección de vida, es un ángel del amor en reversa como se ha dicho, el paladín que hace pagar en vida lo que él considera un pecado, y el mayor pecado es mentirse a sí mismo diciendo amar a alguien, el don Juan no soporta esto y cobra venganza por aquel desvalido traicionado. 

El personaje y arquetipo de Don Juan es algo que siempre ha despertado la curiosidad de la humanidad, incluso eran asociados con el demonio en el medioevo. Estos seres cuya única pasión en la vida es la de seducir, van por el mundo rompiendo corazones, vacíos, incomprendidos, buscando siempre una nueva presa que logre llenarlos un poco, siempre lleno de preguntas, los soñadores más letales que existen. Creen que solo entregándose a la conquista lograrán develar los mayores misterios de la humanidad, qué mejor forma de viajar por el universo que indagar en todas las mentes y corazones que puedan, es la única forma que conocen para llegar a un objetivo que no tienen muy claro aún. Acaso recopiladores de información y sentimientos, siempre lanzados a la búsqueda de aquella musa que logre llenarlos un momento, que los haga sentir que su vida ha valido la pena. La musa siempre debe ser una que rompa su corazón, por lo menos que lo intente, al Don Juan le agrada sentir su corazón roto porque es la única forma en la que se siente vivo. Lamentablemente ésto no suele ocurrir con frecuencia y debe inventarse sus propias decepciones. Es un dios en la tierra, el único que logra comprender que toda esta vida es un sueño y un juego. 

Pues bien, ahora sí vamos a las letras, a este sollozo del Don Juan vendido su orgullo, aniquilado su ego, con la dignidad puesta en unos versos: 

Sollozo del Don Juan 

Habitación Vacía 

(Don Juan en un soliloquio compungido y confundido)

Cuántos corazones quedarán indelebles,

De cuántas musas se privará mi poesía,

adiós Lynette, Helena, Circe, y Afrodita,

y todas aquellas tras de ti que alguna vez fueron mías

El que no siente lo que dice habla mucho,

aquel que siente mucho, calla.

Qué hacer con el peso de todos esos amores,

el peso de todos esos corazones.

 Podría ser que el amor aún me espera,

disfrazado de una tierna flor esperando ser tomada

Podría ser que me espera una fruta madura

esperando ser mordida una vez más. 

El mundo se queda sin su hacedor de ilusiones,

sin su mejor rompecorazones,

Lloran miles de viudas la partida de aquél al que nunca tuvieron,

lloran por lo que nunca fue y por lo que nunca les pudo dar,

saladas lágrimas que él comparte por lo que le faltó de vida.

Adiós, adiós a todos los placeres,

a todas las niñas y mujeres.

Y a que se debe todo mi amargura, a qué se debe mi pena, y este adiós, incomprensible adiós, todo te lo debo a ti, versos de furia, poemas de odio, aunque no lo llamaría odio, porque no es odio de amor, ese odio es hermoso ciertamente, este odio que no es sería más una amargura por humillación, por haber herido el orgullo y el aprecio: 

Primer Acto:

Dos personajes que ya no existen, se los ha llevado las dudas y el temor

Un don juan enamorado abandona todo y la razón de ello no puede hacerlo.

Me dijiste:

-Déjame libre como el viento

no intentes detenerme

nunca he sido ni seré tuya

Mis alas no conocen de amores

solo pétalos dispersos

cuna de rencores

De Cleopatras y Victorias estoy hecha,

Julietas, Isoldes y Tisbes no me representan,

no soy tu damisela en peligro

soy la heroína del deseo en primavera

La lujuria es mi reina-

Tan triste es que la mayoría de versos que has inspirado han sido negativos, cosas que odio haber escrito, a ti, sobre todo, a quien tanto amé, cómo imaginar mi futuro con una ‘anti-musa’, con alguien que se convirtió en lo que siempre he odiado, te convertiste, nunca cambiaste, o jamás te llegué a conocer. Me dueles y me duele todo lo que pienso ahora sobre ti, ya no, al parecer este es el adiós, no cambiarás. No planeaba la infelicidad como modo de vida, sobre todo al estar contigo, acaso podremos romper la barrera, acaso podremos descongelar la emoción.

Aunque no me traiciones,

has traicionado mi corazón,

has traicionado mi ilusión,

rompiste todo lo que sentía,

cuánto odio has inspirado, cuánto

 

Lamento tanto escribirte todo esto,

lo lamento demasiado,

mejor sería que nuestros caminos

jamás se hubieran cruzado,

Estaría esperando el fin de mis días pacientemente,

ahora tengo toda una vida a mis espaldas,

una nueva vía de la que no tengo escapatoria,

amaría iniciar la nueva vida si fueras diferente,

si me dieras un refugio en lugar de palabras vacías

Sollozos del conquistador conquistado 

I

La lluvia, los remordimientos

y la poesía,

espejo de cristal infraqueable,

mares lejanos sin espuma

II

La poesía cruel de la desidia,

de la indiferencia,

aquella que no tiene musa

ni la encuentra

Odas al odio y la apatía,

carreteras sin salida,

espacios blancos llenos de letras,

abismos sin fin, la agonía

Despedidas tácitas,

mentiras avaras,

suspiros sin puerto,

las almas vacías

III

Egoísta perversa,

musa oscura,

espuma en la boca,

palabras de furia

Amargura de mis horas,

señora de arrabales

vuestro cuerpo compartes

a bufones, loras y fanfarrones

Desaparece de una vez,

en los glaciares del olvido,

despiadada usurpadora

de la felicidad y la poesía

IV

Dónde quedaron mis hermosas palabras,

los heroícos versos de aquel que sueña,

de aquel que lucha y llora

de aquel que imaginaba su amor perfecto

Me he marchado ya,

me he cerrado a las ilusiones,

ya no veo mil versos en un rostro hermoso,

He muerto antes de tiempo,

me arrebataron la vida,

cooperé en todo el proceso,

desdicha, oh tristeza

Por ti, por ti,

maligna fingidora,

egoísta mentirosa,

cuánto te quería

Me arranqué los ojos por ti,

le puse llave a mi corazón,

encerré mis sentimientos en tu retrato,

renuncié a mi cuerpo y a mis sueños

Nunca lo supiste entender,

culpable fui yo por creer

en tus palabras,

creías amarme

no tienes idea de eso

 

V

 

Yo por ti aceptaría el claustro,
tú jamás lo harías,
cuán egoísta eres,
espero no mezquines mi adiós.

Cuánta amargura me pesa,

me contamina,

corre por mis venas,

cómo podría ser esto amor

Soledad es lo que quiero,

volver a mis días conmigo

sin compañía hasta mi entierro.

VI

Mi última musa se ha marchado,

¡Inspírame un poema más,

una palabra y un verso!

¡Qué vuelva la luz divina que iluminaba mi vida,

y mi corazón inocente buscando su amor eterno!


Recordás cuando éramos jóvenes y hermosos
robábamos miradas de hombres y mujeres al pasar
despertábamos la envidia de los demás

Veo cada arruga en tu rostro y recuerdo una historia
aquella sobre tu labio al lado izquierdo de todas las veces que reímos
la derecha de todas la veces que lloramos

Te veo y nos veo aún jóvenes, casi niños, iniciando nuestra vida
cómo podrías pensar que te dejaría de amar con el pasar de los años
si te entregué mi corazón para siempre la primera vez que te vi


Pisciano soy con el sol de frente,

carnero de fuego pasta mi luna,

aguijón y tenazas mi ascendente,

León de medio cielo vigila mi fortuna.


A Quito, Guayaquil y La Nena

Bosques aún llenos de magia,
de faunos, ninfas y hadas

La naturaleza y la existencia tiene un orden, eso ya lo hemos comprobado gracias a los fractales y la mecánica cuántica,
¿pero acaso tiene un propósito en general?


La musa ya no escucha la poesía,

prefiere dejarla libre al viento,

donarla a otros oídos.

Desaparece la musa letra tras letra,

palabra tras palabra, verso tras verso,

su imagen se apaga en cada rima.


Leonard Cohen – Flores para Hitler [PDF]

Flowers for Hitler

¿Leonard Cohen? ¿Hitler? ¿FLORES PARA HITLER? ¿Un libro de poemas de Leonard Cohen con Hitler en el título? Sí, así como lo lee, nuestro buen Leonard nos regala un texto con sus mejores poesías, para muchos su mejor texto poético, con este ‘polémico’ nombre. Al preguntarle del porqué de este título Leonard respondió: ‘En otros tiempos éste se hubiera llamado ‘Rayos de sol para Napoleón’, y en tiempos más tempranos sería llamado ‘Paredes para Genghis Khan’.

¿Acaso la oda al nonsense o un intento de romantización del último mal llamado ‘anticristo’? Recuerde que personajes como Napoleón o Genghis Khan fueron llamados ‘demonios’ y ‘anticristos’ en sus épocas, y sin embargo con el pasar de los siglos sus figuras se vuelven parte del folclore romántico mundial. ¿Por qué será que nos gusta amar tanto a los chicos malos? Siempre intentamos encontrarles aquel detalle que los hace brillar por sobre los demás, y poder decir ‘miren, miren’ no era tan malo después de todo: Napoleón era un poeta y un magnífico general, Genghis Khan conquistaba por su pueblo y por su honor, ¡Hitler era vegetariano y pintor!’ Siempre intentamos encontrar aquello, y estoy seguro que dentro de unos siglos Hitler será visto como otra suerte de Napoleón, un magnífico estratega y orador que luchó por lo que creía, que tuvo sus errores claro, el holocausto fue el peor, pero esos millones de vidas perdidas lamentablemente no podrán soportar el peso de la historia y su pasión por los chicos malos.

Ahora bien, sea como fuere Leonard Cohen escogió este nombre y le dedicó varias lineas de su poemario a Hitler, ya sea en forma de sátira o reprensión, no olvidemos que Cohen es judío. Sin embargo conforme se lee el texto vemos a un judío haciendo las paces con el mayor verdugo de su pueblo, pero eso no significa el perdón absoluto; también vemos que lo compara con el mismísimo satán, pero acaso no sería otro intento de romanizar al último anticristo, eso solo lo podría responder él, o quizá ni él, recordemos que la inspiración no conoce de ley, ni de remordimientos, ni de perdones, ni de predilecciones, ni se deja influir por conceptos moralistas o por lo que está bien y está mal. Esto sumado a que el buen Leonard escribió estos poemas en su mejor era, la era de su adicción a las anfetaminas,  a las que le debemos el que haya parido 3 libros de la más exquisita poesía, siendo Flowers for Hitler (1964) el último de ellos. Luego de este libro abandonaría el speed y las anfetaminas cambiándolos por otras sustancias que no lograron llevarse bien con su lado creativo, haciendo de esta trilogía poemaria, y en especial Flores para Hitler, el mejor trabajo escrito del buen Leonard.

Flowers for Hitler

Folk

…Flores para Hitler bostezaba el verano
flores que recubren toda mi recién nacida hierba
Y aquí hay una pequeña villa están pintándola para una fiesta
Aquí hay una colonia.
Aquí hay unos perrillos haciendo el amor
Las banderas resplandecen como coladas (ropa recién lavada) Flores para Hitler bostezaba el verano…

The Way Back 
But I am not lost
anymore than leaves are lost
or buried vases
This is not my time
I would only give you second thoughts

I know you must call me traitor
because I have wasted my blood
in aimless love
and you are right
Blood like that never won an inch of star

You know how to call me
although such a noise now
would only confuse the air
Neither of us can forget
the steps we danced
the words you stretched
to call me out of dust

Yes I long for you
not just as a leaf for weather
or vase for hands
but with a narrow human longing
that makes a man refuse any fields but his own

I wait for you at an
unexpected place in your journey
like the rusted key
or the feather you do not pick up
until the way back
after it is clear
the remote and painful destination
changed nothing in your life

—  Leonard Cohen: The way back, Flowers For Hitler

Finalmente llamé

Finalmente llamé a las personas de las que no quería saber nada
después de la tercera señal me dije
lo dejaré sonar otras cinco veces, entonces qué haré
El teléfono es un magnífico instrumento
pero yo jamás aprendí a utilizarlo demasiado bien
cinco llamadas más y colgaré
sé donde hay que poner el aparato, eso por lo menos lo sé.
El teléfono era negro rebordeado de plata
la cabina era más acogedora que el drugstore
había un montón de cremas y tijeras y tubos
que necesitaba para mi cuerpo
estaba interesado en muchas gotas para la tos
me parece que el encargado odiaba
su teléfono y a la gente como yo
que pide cambio tan educadamente
decidí seguir por la misma calle
y entrar en el cuarto drugstore
y llamarles de nuevo.

 

OPIO Y HITLER

Varias fes
le ordenaron saltar–
opio y Hitler
le hicieron soñar.
Una negra con
un apetito fuera
quien le ayudara a creer
que él blanco no era.
Opio y Hitler
le aseguraron de forma segura
que el mundo es cristal.
No había cura
para materia
desarmada como ésta:
el estado floreció en
un beso que se infesta.
Una vez un sueño
clavó en el cielo
un sol de verano
que estaba en su vuelo.
Para los ojos él quería
una venda de piel,
que la tarde empezara
quería él.
Una ley quebrada–
nada se sostenía.
El mundo era cera
suya que él moldearía.
¡No! su dosis de historia
a tientas buscó.
Su mujer, a su lado,
el sol se soltó.
Perdidos sus cuerpos envueltos
en una oscuridad habitual,
el Caudillo empezó
un discurso racial.

Flores para hitler

Leonard Cohen – Flores para Hitler [PDF] 


El Paraíso Perdido de John Milton ilustrado por Gustave Doré

Lucifer by Gustave Doré

Seguimos con la fiebre de las ilustraciones del siglo de Oro, esta vez es el turno de mi favorito, el gran Gustave Doré. Para iniciar con Doré iremos por mis favoritas, su trabajo para el Paraíso Perdido de John Milton, aquél magnánimo y controvertido poema que reivindicaba la imagen del mismísimo Lucifer al dotarlo de virtudes prometeanas, una víctima de las circunstancias, un rebelde, un mártir que lucha contra su creador y la autoridad de éste, ya que piensa que no es justo someterse a él por el sencillo hecho de haberlo creado, este Lucifer prometeano lucha bajo la consigna: Mejor reinar en el infierno que servir en el cielo“.

Gustave Doré, (Estrasburgo, Francia, 6 de enero de 1832 – París, Francia, 23 de enero de 1883) quien ilustró cientos de obras entre los que se cuentan Don Quijote de la Mancha, la Divina Comedia, cuentos infantiles, y hasta la Biblia. Famoso por sus escenas épicas llenas de dramatismo, logra en el Paraíso Perdido su punto álgido, como podemos ver en la ilustración del encabezado, logra capturar perfectamente aquella expresión de víctima, de incomprensión, aquella mirada al vacío, Lucifer no tiene a quién acudir, está completamente solo, mira hacia arriba sabiendo que no habrá nada ni nadie, está solo, depende de él y nadie más, un Lucifer que logra cautivar por completo. Lucifer es el protagonista del poema, y esta fue la primera ilustración de Doré que logró conmoverme completamente y me convenció de leer el poema de Milton. Lucifer es mostrado como un hermoso ser, inconformista, insatisfecho, que captura al lector completamente con su elegancia y estratagemas a la hora de lograr sus cometidos. Es este Lucifer que a pesar de su envidia por los nuevos seres terrenales, los usa para “vengarse” de su creador,  llevándolos a cuestionarse la razón de su existencia e ir más allá, aunque eso signifique el pecado y el fin de su felicidad, pero felicidad a qué precio, ¿al precio de vivir para siempre en la ignorancia? ¡No! Lucifer les ofrece la oportunidad a Adán y Eva de conocer y saber.

“Los Dioses fueron los primeros que existieron, y se prevalen de esta ventaja para hacernos creer que todo procede de ellos, pero lo dudo, porque, al paso que veo esta hermosa tierra que con el calor de los rayos del sol produce tantas cosas, ellos no producen nada. Si lo producen todo, ¿quién ha encerrado la Ciencia del Bien y del Mal en este árbol, de tal suerte que el que come de su fruto adquiere al momento la sabiduría sin su permiso? ¿Cuál sería la ofensa del hombre por alcanzar este conocimiento?”

John Milton (Londres, 9 de diciembre de 1608 – ibídem, 8 de noviembre de 1674) crea este poema con más 10.000 versos escritos sin rima. Epopeya sobre el bien y el mal, el infierno y el paraíso, expuestos como estados de ánimo, la exploración psicológica de estos personajes bíblicos que ya forman parte del inconsciente colectivo, y sus móviles ‘reales’ para sus acciones y consecuencias. En la obra se da un vuelco total a la imagen sacra de estos personajes: aquí Adán no es el ingenuo del Génesis, sino un ser lleno de curiosidad ansioso por descubrir el misterio de la existencia, alguien que abandona todo -incluso la vida eterna- por su amor a Eva. Eva es mostrada como una mujer en extremo hermosa y vanidosa, al ser consciente de su belleza y del amor que Adán le tiene, no duda en manipularlo de cuando en vez, pero no deja de ser una esposa abnegada y fiel. Los arcángeles son seres sometidos y prácticamente irracionales, que defenderán a su creador por sobre todas las cosas. Aquí Dios es descrito como un engreído, egoísta, altanero, omnipotente, un ser a cual el poder se le subió a la cabeza y ha perdido total control de sus actos.

“El Espíritu lleva en sí mismo su propia morada y puede llegar en sí mismo a hacer un Cielo del Infierno o un Infierno del Cielo”

Imaginen lo que sería este poema significó para los puristas cristianos del siglo XVII, si este poema era escrito un siglo atrás, o en la España católica, es seguro que lo habrían condenado a la hoguera o peores castigos, tachándolo de hereje e inmoral entre otros improperios muy de la inquisición.

Para lograr entender el poema de Milton en su totalidad hay que tener un conocimiento enciclopédico de mitos y leyendas de la antigüedad, griegos sobre todo. El uso magistral del lenguaje, el inglés fusionado con latín y griego antiguo, más la sintaxis y prosa única, hacen del documento algo difícil de digerir en primera instancia, y por supuesto en extremo complicado de traducir, es por esto que literatos a lo largo de la historia recomiendan leerlo en su idioma original, y es muy difícil encontrarlo traducido de hecho. Pero la magia del internet nos ha hecho llegar una hermosa versión traducida que dejo a su disposición:

John Milton – Paradise Lost [PDF- Español]

Ahora sí, disfrutemos de las ilustraciones de Doré:

Lucifer

 

L

L

L

L

L

 

L

 

L

 

L adam eve