Leonard Cohen – Flores para Hitler [PDF]

Flowers for Hitler

¿Leonard Cohen? ¿Hitler? ¿FLORES PARA HITLER? ¿Un libro de poemas de Leonard Cohen con Hitler en el título? Sí, así como lo lee, nuestro buen Leonard nos regala un texto con sus mejores poesías, para muchos su mejor texto poético, con este ‘polémico’ nombre. Al preguntarle del porqué de este título Leonard respondió: ‘En otros tiempos éste se hubiera llamado ‘Rayos de sol para Napoleón’, y en tiempos más tempranos sería llamado ‘Paredes para Genghis Khan’.

¿Acaso la oda al nonsense o un intento de romantización del último mal llamado ‘anticristo’? Recuerde que personajes como Napoleón o Genghis Khan fueron llamados ‘demonios’ y ‘anticristos’ en sus épocas, y sin embargo con el pasar de los siglos sus figuras se vuelven parte del folclore romántico mundial. ¿Por qué será que nos gusta amar tanto a los chicos malos? Siempre intentamos encontrarles aquel detalle que los hace brillar por sobre los demás, y poder decir ‘miren, miren’ no era tan malo después de todo: Napoleón era un poeta y un magnífico general, Genghis Khan conquistaba por su pueblo y por su honor, ¡Hitler era vegetariano y pintor!’ Siempre intentamos encontrar aquello, y estoy seguro que dentro de unos siglos Hitler será visto como otra suerte de Napoleón, un magnífico estratega y orador que luchó por lo que creía, que tuvo sus errores claro, el holocausto fue el peor, pero esos millones de vidas perdidas lamentablemente no podrán soportar el peso de la historia y su pasión por los chicos malos.

Ahora bien, sea como fuere Leonard Cohen escogió este nombre y le dedicó varias lineas de su poemario a Hitler, ya sea en forma de sátira o reprensión, no olvidemos que Cohen es judío. Sin embargo conforme se lee el texto vemos a un judío haciendo las paces con el mayor verdugo de su pueblo, pero eso no significa el perdón absoluto; también vemos que lo compara con el mismísimo satán, pero acaso no sería otro intento de romanizar al último anticristo, eso solo lo podría responder él, o quizá ni él, recordemos que la inspiración no conoce de ley, ni de remordimientos, ni de perdones, ni de predilecciones, ni se deja influir por conceptos moralistas o por lo que está bien y está mal. Esto sumado a que el buen Leonard escribió estos poemas en su mejor era, la era de su adicción a las anfetaminas,  a las que le debemos el que haya parido 3 libros de la más exquisita poesía, siendo Flowers for Hitler (1964) el último de ellos. Luego de este libro abandonaría el speed y las anfetaminas cambiándolos por otras sustancias que no lograron llevarse bien con su lado creativo, haciendo de esta trilogía poemaria, y en especial Flores para Hitler, el mejor trabajo escrito del buen Leonard.

Flowers for Hitler

Folk

…Flores para Hitler bostezaba el verano
flores que recubren toda mi recién nacida hierba
Y aquí hay una pequeña villa están pintándola para una fiesta
Aquí hay una colonia.
Aquí hay unos perrillos haciendo el amor
Las banderas resplandecen como coladas (ropa recién lavada) Flores para Hitler bostezaba el verano…

The Way Back 
But I am not lost
anymore than leaves are lost
or buried vases
This is not my time
I would only give you second thoughts

I know you must call me traitor
because I have wasted my blood
in aimless love
and you are right
Blood like that never won an inch of star

You know how to call me
although such a noise now
would only confuse the air
Neither of us can forget
the steps we danced
the words you stretched
to call me out of dust

Yes I long for you
not just as a leaf for weather
or vase for hands
but with a narrow human longing
that makes a man refuse any fields but his own

I wait for you at an
unexpected place in your journey
like the rusted key
or the feather you do not pick up
until the way back
after it is clear
the remote and painful destination
changed nothing in your life

—  Leonard Cohen: The way back, Flowers For Hitler

Finalmente llamé

Finalmente llamé a las personas de las que no quería saber nada
después de la tercera señal me dije
lo dejaré sonar otras cinco veces, entonces qué haré
El teléfono es un magnífico instrumento
pero yo jamás aprendí a utilizarlo demasiado bien
cinco llamadas más y colgaré
sé donde hay que poner el aparato, eso por lo menos lo sé.
El teléfono era negro rebordeado de plata
la cabina era más acogedora que el drugstore
había un montón de cremas y tijeras y tubos
que necesitaba para mi cuerpo
estaba interesado en muchas gotas para la tos
me parece que el encargado odiaba
su teléfono y a la gente como yo
que pide cambio tan educadamente
decidí seguir por la misma calle
y entrar en el cuarto drugstore
y llamarles de nuevo.

 

OPIO Y HITLER

Varias fes
le ordenaron saltar–
opio y Hitler
le hicieron soñar.
Una negra con
un apetito fuera
quien le ayudara a creer
que él blanco no era.
Opio y Hitler
le aseguraron de forma segura
que el mundo es cristal.
No había cura
para materia
desarmada como ésta:
el estado floreció en
un beso que se infesta.
Una vez un sueño
clavó en el cielo
un sol de verano
que estaba en su vuelo.
Para los ojos él quería
una venda de piel,
que la tarde empezara
quería él.
Una ley quebrada–
nada se sostenía.
El mundo era cera
suya que él moldearía.
¡No! su dosis de historia
a tientas buscó.
Su mujer, a su lado,
el sol se soltó.
Perdidos sus cuerpos envueltos
en una oscuridad habitual,
el Caudillo empezó
un discurso racial.

Flores para hitler

Leonard Cohen – Flores para Hitler [PDF] 


Leonard Cohen – Old Ideas

 

Aquél poeta de Montreal quién a finales de la década de 1960 se le convenció de sacar un disco y luego se convertiría en leyenda vuelve a las andanzas musicales este año y con nuevo disco; Old Ideas.

Como dice el dicho, luego de la tormenta viene la calma, algo que se acopla perfectamente a la vida de Leonard estos últimos años. Luego de problemas con su manager (quién le robó) se vió obligado a salir de giras (casi obligatoriamente) por problemas económicos. Es en estas giras donde ha compuesto y tocado varias de las canciones que escucharán en el disco. Algunas se han quedado fuera pero Leonard ha prometido otro álbum de manera inmediata, y suponemos que contendrá las faltantes (además mientras más ganancias mejor of course).

 

 

Fue una agradable sorpresa escuchar la voz de Leonard brindándonos espectáculo como en los viejos tiempos, los coros se escuchan poco y en su mayoría es sólo su voz y una guitarra. La gloria. A algunos molesta las comparaciones con Bob Dylan, pero hay canciones con estilo dylanesque, hay tramos donde parece que va a entrar esa voz áspera y ronca del gran Bob.

La primera vez que lo escuché me dejó cierto bajón pero del bueno, y es que en este disco no lo escucharemos tan animado al buen Leonard, ésto nos lo hace ver en frases como: “Soy viejo y los espejos no engañan” (Crazy To Love You), o  “no tengo futuro, me quedan pocos días” (Darkness).

Leonard Cohen – Crazy To Love You

 

http://www.youtube.com/watch?v=FleezO7smnw

 

Cuenta con la participación de hermosas voces femeninas en el acompañamiento (como ha sido costumbre en sus discos), esta vez cuenta con la ayuda de las Webb Sisters, Jennifer Warnes, y Sharon Robinson. La producción está a cargo de Ed Sanders, Patrick Leonard y  Anjani Thomas.

 

 

Ees un disco más bien reflexivo, intimista donde Leonard aborda los temas de su vida actual con una poesía exquisita y melodías minimalistas de iguales características. Como diría Jarvis Cocker de Pulp: “Leonard, tus canciones son himnos de penitencia”. Nada más acertado para lo que encontraremos en este disco. Y para los puristas os digo que aquí no escucharemos un Hallelujah sino de hecho escucharemos un Amen.

 

Download Album Here: http://bit.ly/zp3DrJ

Size: 95 MB


Leonard Cohen – Hallelujah

 

Si asi es, esta vez vengo para hablarles sólo de esta canción, algo muy pequeño pero que quería compartirlo. Cómo sabemos esta canción es una especie de “valse gospel” inspirado en historias biblicas como Samson y Dalila. Parte del álbum de 1984; Various Positions. Es una de las canciones más versionadas de la historia, siendo su versión más popular la hecha por Jeff Buckley. Algunas personas por no decir la gran mayoría, prefiere la versión de Jeff, y si es muy buena, pero a pesar de muy hermosa, no tiene ese grado de majestuosidad que la original de Leonard…Además del bajo, uff el bajo de Hallelujah! De los más simples dirán, pero es precisamente eso lo que lo hace resaltar más, además de la producción claro, un muy buen tratamiento se le dió. Algo tan imperceptible para algunos pero que hace una gran diferencia como se dan cuenta.

El bajo de Hallelujah es prueba de que las cosas más simples pueden llegar a ser las más indispensables para quién las sabe apreciar.

Y sin más, disfrutenla.

 


Leonard Cohen – Songs of Leonard Cohen

 

Qué es lo que hace que un exitoso poeta y escritor consumado de 33 años con 2 novelas y 4 libros de poemas publicados incursione en el mundo de la música? Pues el amor por la música y el deseo de siempre hacerlo. Alguna vez mencionó esta hermosa frase, con la cuál como escritor amateur me identifico también: “Hay veces en que las palabras vienen reclamando una música que las complete”. Pero claro hay otra razón más y esta fue como no, la necesidad económica. Hizo tan buen trabajo musical que con el tiempo este trabajo ha eclipsado por completo sus obras en el mundo de las letras.

 

Este disco al igual que sus obras literarias, es una obra maestra! Cohen mencionaría alguna vez esto: “Siempre hay una guitarra invisible detrás de toda mi obra”. Hermosa frase también. Y claro esta vez con la ayuda de John Hammond, aquél que llevó a Bob Dylan al escenario mainstream y de Judy Collins que grabó dos canciones escrita por él (“Suzanne” y “Dress Reahersal Rag”) un año antes de la salida de este disco y de un día para el otro con la ayuda de estos personajes, Leonard estaba entre los mejores de la escena Folk. Luego sin darse cuenta ya estaba grabando lo que sería su disco debut.

Es un logro inmenso que el disco haya logrado catapultarse como uno de los mejores, sobretodo dado la época y el año en que salió; 1967! Año del flower power, rock barroco, inicios del progresivo. Leonard viene con un disco simple pero tan cautivante que ninguno de sus contemporáneos quedó indiferente y se empezó a hablar de la leyenda en la cuál se convertiría con los años. Y no se equivocaron.

 

 

Al igual que Bob Dylan y The Beatles, no hay artista que no haga un cover de Leonard Cohen alguna vez en sus carreras. Son las palabras, es la poesía pura que como he dicho cautiva a cualquiera. Incluso con su rango vocal limitado, y acompañado sólo por una guitarra acústica, Leonard nos transmite cada palabra llena de la emoción que el desea expresar con relativa facilidad. Cuando escuchas el disco lo sientes a Leonard a tan solo unos pasos de tí, te imaginas que mientras canta, te está enseñando sus poesías y sus secretos de conquista. Si eres mujer claro te vas a imaginar otras cosas mucho más divertidas.

Los puntos altos del disco están presentes en su totalidad, las cargas del realismo mágico de las letras no te hacen aburrir nunca, un buen disco para escuchar por las noches especialmente o a la hora donde tu imaginación esté más a flote; así conseguirás integrarte en las historias que el buen Leonard nos canta. Como en “Sisters of Mercy” donde nos narra como dos mujeres le dieron refugio en una noche de tormenta feroz y luego la imaginación vuela. Pero son estas dos canciones que voy a mencionar a continuación quizá las más insignes de este disco y porque no quizá las más representativas en la carrera de Leonard.

 

Suzanne

 

 

Leonard cuenta que esta era una canción incompleta pero la inspiración para completarla y darle esencia viene de Suzanne Verdal. Cuando Leonard conoció a Suzanne ésta estaba casada con un amigo de él; el escultor Armand Vaillancourt. Leonard se enamoró a primera vista de ella. No la podía tener claro y le escribió esta hermosa oda a un encuentro que pudo haber pasado pero no pasó. Suzanne con el tiempo se divorció de Armand y volvió a ver a Leonard ya que este la visitaba con frecuencia pero Suzanne nos cuenta que nunca sucedió nada entre ellos. Ella estaba completamente seducida por el carisma y sex appeal de Leonard, pero lo veía como un mentor, como un dios y no quería arruinar la magia.

 

So Long, Marianne

 

 

Uff Otra obra maestra! Esta vez la inspiración viene de otra mujer; Marianne Jensen. La que para Leonard era la mujer más hermosa que jamás vió. Se conocieron en la isla Griega de Hydra en 1960. Ella había sido abandonada por su esposo, junto con su hijo de apenas 6 meses. Cohen la llevó de vuelta a su hogar en Oslo, Noruega, y luego le ofreció irse con él a Canadá, ella aceptó y la pareja vivió junta en los años 60. Fue su gran musa. Le dedicó su tercer volumen de poemas “Flowers for Hitler” y Marianne aparece además en la contraportada de su segundo disco “Songs from a Room”.

 

Leonard Cohen and Marianne Jensen

Leonard Cohen and Marianne Jensen

 

Ahi tienen. Es un disco simplemente indispensable, se volverá un disco de aquellos que les guardan un espacio especial en su corazón. Se enamorarán en definitiva de nuestro buen Leonard.

 

Download Album Here: http://bit.ly/p8cvoU

Size: 57 MB