Mi experiencia con San Pedro, el Peyote de Los Andes

San Pedro, Fausto Ribadeneira

Como recordarán en un anterior post mencioné que iba a emprender un viaje “shamánico” donde tendría por objetivo probar la Ayahuasca y contarles sus efectos, pues bien, aprovechando las celebraciones del Inti Raymi (Fiesta del Sol) en mi país Ecuador, y aprovechando la invitación de una amiga, me embarqué en un viaje para probar la famosa bebida utilizada por las culturas aborígenes sudamericanas en sus rituales shamánicos llamada San Pedro.

San Pedro es una bebida hecha a partir de un cactus del mismo nombre, este cactus posee la particularidad de tener facultades psicoactivas y generar efectos enteógenos (que produce alucinaciones, modificación de conciencia) en las personas debido a la cantidad de mescalina que posee, de hecho el San Pedro tiene la mayor carga de mescalina en la familia Cactaceae, siendo superado tan solo por el Peyote. Para poder convertir el cactus en bebida y consumirlo, hay que hervirlo, luego licuarlo, y por último añadir un jugo o licor para disimular su amargo sabor.

También podemos definirla de esta manera junguiana: ‘medicina natural que tiene la posibilidad de brindar a algunos individuos una conexión con arquetipos o dominantes del inconsciente colectivo. Esta poderosa medicina puede llevar a estados de conciencia en los cuales se puede lograr disolver complejos inconscientes arraigados en el individuo.’ Así como también curar enfermedades.

San Pedros

Ahora que ya saben lo que es San Pedro podemos proseguir con la crónica.

Hace mucho tiempo me habían invitado a estos rituales de San Pedro celebrados en honor al Inti Raymi, sin embargo no tenía idea de lo que era San Pedro y me imaginaba que era un licor y nada más, finalmente este año decidí ir y me puse a investigar sobre la bebida y me quedé estupefacto, no tenía idea de lo que había estado rechazando todos estos años. Reuní a un grupo de amigos, en su mayoría mujeres, y partimos desde Quito a la ciudad de Ibarra, específicamente a una casa en el sector de Santa Rosa de los Ceibos, omitiré las peripecias y anécdotas del viaje pero debo mencionar la calidad humana y consciencia a la hora de cobrar de los taxistas (?) de la ciudad de Ibarra, algo que ya se ha perdido en las grandes ciudades. Pues bien, llegamos a aquel lugar y luego fuimos guiados a una típica casa de campo de la serranía ecuatoriana, una casa muy hermosa y espaciosa, perfecta para albergar a los cerca de 50 hippies y entusiastas de las sustancias psicoactivas que nos encontrábamos allí aquella noche.

Apenas llegamos nos propusieron experimentar el Temazcal, una especie de sauna medicinal ritual donde el shamán te ‘purifica’ mediante cánticos e historias, yo no tenía idea de lo que era, el espacio era demasiado pequeño, y estaba totalmente lleno, no había espacio para nada. Cuando entré sentí que iba a morir asfixiado, el calor era infernal, no pasó mucho tiempo hasta que empecé a sudar como jamás he sudado en mi vida. A mi lado estaban dos niños muy pequeños que luego supe eran hijos del shamán, en verdad consideré un acto inhumano mantenerlos ahí durante toda la experiencia del Temazcal, experiencia que duró una hora y media, ¡una hora y media de sentirse en el mismísimo infierno! Aquellos pobres niños no paraban de llorar, y nadie hacía nada, es más, vitoreaban y aplaudían los casi agónicos lloros de los niños, me siento muy mal de no haber hecho nada tampoco, no me imagino el sufrimiento que debieron haber sentido. Pero bueno, a partir de esta situación sentí un poco de aversión hacia el shamán que guiaba la experiencia y de los participantes, todos parecían alienados por la figura del shamán y no hacían nada más que tratarlo como una especie de deidad, no saben cómo aborrezco aquello, incluso una persona cercana a mí se transformó por completo y empezó a ver al shamán como una especie de enviado de los dioses, cuando para mí todas sus historias y anécdotas eran simplemente frases mal citadas de Aristóteles, Nietzsche, y Freud. Estando dentro de esta estructura era verdaderamente terrorífico a la vez que tranquilizante, todo era total oscuridad, llegó un momento en que pude ver el fuego de las piedras que alimentaban al sauna, y este fuego se transformó en un ave fénix que vino hacía mí, fue ahí cuando mi fe en la experiencia volvió.

Temazcal

Luego del Temazcal, y luego de un breve descanso, el ritual del San Pedro empezó cerca de la 01:00 am, nos hicieron formar un círculo grande y en el centro estaba una fogata, el círculo tenía sus reglas (algo que tampoco aprecié mucho) como salir por determinado lado o pedir permiso para hacer cualquier cosa, y básicamente mantenerte en tu lugar. Luego el ‘taita’ (así lo llamaban al shamán regente del ritual) nos entregó un poco de tabaco y nos exhortó a lanzarlo en la fogata uno por uno mientras pedimos nuestro deseo o nuestro propósito para aquella noche, yo simplemente pedí que aquella experiencia me brinde el conocimiento. Luego de ésto, y de algún discurso del taita, finalmente llegó la hora del San Pedro; nuevamente uno a uno se nos fue entregado un vaso con la bebida. Yo había leído sobre los efectos que provocaba, principalmente náuseas y vómitos, y se nos fue explicado aquellos antes de empezar el ritual, se nos dio fundas y el baño de la casa fue puesto a nuestra disposición. Veía como el taita entregaba uno a uno la bebida y algunos ni bien la tomaban ya empezaban a vomitar, era asombroso, finalmente llegó mi turno y la verdad no me supo tan mal, un poco amarga y agria sí, pero nada que se le compare con aquellas bebidas alcohólicas experimentales que probé en mi vida colegial y universitaria, me supo un poco a aquella bebida medicinal de las abuelitas, aquel café con ron y limón, así que no me pareció para nada desagradable.

Pasaban los minutos y no pasaba nada, el sueño llegaba y junto a mi grupo nos acostamos en el césped a intentar descansar un poco, de repente la oleada de vómitos empezó, uno por aquí, otro por allá, otro a lo lejos, otro más cerca, la ola se iba acercando a mi grupo, era impresionante, comenté con mis amigos que todo el círculo se dejaba sugestionar por los demás y nada más, que no caigan en aquello. Los sonidos repugnantes seguían, en mi grupo esperábamos con pavor quien sería el primero de nosotros en caer, era como en las películas de zombies, cuando un personaje es mordido por un zombie y estás expectante a su transformación. Finalmente luego de una hora un amigo cayó, vomitó. Y luego de esa hora empezaron las primeras alucinaciones, las nubes adoptaban formas cada vez más claras y a la vez bizarras, los árboles iluminados por la majestuosa luna, que estaba tan clara como el sol del atardecer aquella noche, adoptaban formas también. Intenté dormir un poco y de repente empecé a soñar paralelamente con miles de escenarios, algo parecido a lo que les había contado en este post, hasta llegué a proyectarme astralmente y visitar mi ciudad y un barrio en específico, no lo podía creer, todo pasaba muy rápido. También tuve la sensación que todo aquello era un déjà vu, supe exactamente lo que iba a suceder, pude ver cómo varias de aquellas cosas se iban cumpliendo. Finalmente me desperté de aquello, no había pasado ni 5 minutos, me levanté y vi las estrellas, y fue impresionante, ¡las estrellas danzaban, danzaban! Luego me volví a acostar y levantar, volví a ver las estrellas, en esta ocasión vi varias estrellas fugases surcar los cielos, no lo podía creer nuevamente, estaba seguro que aquello no podía ser una alucinación, pregunté a mis compañeros si ellos también las habían visto, algunos me respondieron que sí.

San Pedro hands

Empecé a escuchar las voces de todos los asistentes con claridad, veía el fuego de la fogata y éste también danzaba, todo me sorprendía, el cielo, las estrellas, todo parecía un cuadro de Van Gogh o una pintura de Dalí, no lo asimilaba, hacía comentarios a viva voz, y al verme inquieto uno de los ayudantes del taita me ofreció un nuevo vaso de la ‘medicina’, así llaman ellos al San Pedro, yo por supuesto acepté y lo bebí ante la estupefacción y sorpresa de todos. Pensé que esta vez iba a vomitar pero tampoco fue así. Mi amigo que vomitó me comentó que jamás sintió náuseas, simplemente vomitó, y fue ahí cuando empezó a alucinar, lo que nos lleva a pensar que el vomitar o no, no es parte esencial de la experiencia.

El amanecer se acercaba y yo estaba más alucinado que nunca, llegó el punto en que empecé a escuchar los pensamientos de las personas a mi alrededor, pude comprobar que efectivamente eran los pensamientos al comentarle a una persona cercana a mí si efectivamente pensó lo que yo escuché en mi cabeza, y me lo confirmó. Me sentía Superman con su poder de super audición, escuchaba muchas voces en mi cabeza, todas eran de las personas a mi alrededor. Luego el sol iluminó el césped y las plantas y fue aquí cuando tuve la más hermosa de las alucinaciones: al ver las plantas y el césped veía como éste crecía para convertirse finalmente en una planta y de ésta salía una hermosa flor roja similar a un tomate, era impresionante, impresionante, sucedía cada vez que veía al césped, por eso estuve mucho tiempo mirándolo, nunca imaginé que todo lo que contaban de imágenes psicodélicas era totalmente verdad, siempre pensé que eran exageraciones.

tame impala

En todo el grupo yo era el más afectado por el San Pedro al haber tomado dos vasos, comentábamos con mis amigos lo que ellos habían visto o sentido y no parábamos de reír: alucinaciones varias, desvaríos, desdoblamientos, etc., todo muy fascinante, otros no habían tenido ninguna visión o efecto en absoluto, cada persona tiene una reacción diferente ante estas sustancias. Llegó un momento en que vi miles de imágenes psicódelicas, las llamadas ‘trippy images’ en la puerta de la casa, tampoco lo podía creer, me sentía en un video de Tame Impala, un póster psicodélico sesentero, o un gif de Tumblr, nuevamente me sorprendía que aquellas imágenes en verdad podían verse, y con cada movimiento de mis manos se formaban más y más imágenes, y en el marco de la puerta se formaban estas especies de serpientes psicodélicas moldeadas en forma de zig-zag y millones de figuras geométricas que pienso ni siquiera han sido trazadas en este mundo, imposible explicar con palabras todo lo que vi.

so

Nuevamente al cerrar y abrir los ojos veía cientos de imágenes caleidoscópicas y hermosos destellos de colores, nuevamente repito, no podía creer que estaba viviendo aquello, le aseguro que yo era totalmente escéptico de las experiencias místicas y psicódelicas que había escuchado y leído, siempre pensé que eran exageraciones, pero puedo asegurar que no es así, en verdad sucede, todas las pinturas de Alex Grey finalmente tenían sentido.

Luego todos moríamos de hambre y sed, y no se nos permitía comer nada hasta que las mujeres del círculo terminen de preparar los alimentos ‘sagrados’ que consistían básicamente de frutas, aquello me molestó un poco porque en verdad moría de hambre y sed, pasó cerca de una hora hasta que finalmente las mujeres trajeron los alimentos, pero primero debían dar platicarnos alguna anécdota o pensamiento que tengan, lo cual también fue muy frustrante ya que había cerca de 20 mujeres. Pero bueno finalmente se nos entregaron las frutas y me supieron a gloria, sobre todo un fruto llamado pepino dulce ya que contenía grandes cantidades de líquidos. Mientras comía seguían las visiones y mi sentido de la audición se amplifico considerablemente, escuchaba todo en “3D”, luego del desayuno finalmente decidí partir, ya no soportaba estar en aquel lugar lleno de hippies wannabes y seudo defensores de la cultura ancestral, tampoco soportaba al ‘taita’ y sus discursos prefabricados, jamás logré verlo como un guía o maestro como los demás, y no soportaba aquél endiosamiento que le dedicaban todas las personas del círculo, ver o aceptar a alguien como tu “maestro” no significa verlo como alguien superior, no significa verlo como un ídolo al cual obedeces en todo lo que diga; un maestro de verdad debe ser visto como tu guía, tu compañero, tu igual, alguien que te pueda ayudar a avanzar.  Parte de la experiencia la dediqué a analizar a quienes componían el círculo, y era claro identificar al supuesto héroe; el shamán, y yo como el antihéroe, de pie en posición desafiante y gestos de incredulidad ante cada una de sus palabras, aquel que desobedece las órdenes del grupo, decide por sí mismo y por lo tanto se queda solo, pero es libre. Temía mucho un ‘mal viaje’ así que le pedí a una amiga que me acompañe y partir, por suerte ella tenía las mismas impresiones de las personas del círculo. Al salir se nos pidió que cancelemos $20 a lo cual accedimos a regañadientes tan solo para salir de ahí lo más rápido posible de allí.

sp

Caminamos por el páramo hermoso y arenoso, y sentí paz al verme alejado de todos aquellos, las visiones seguían pero ya no con la misma intensidad, me sentía un poco mareado y tembloroso, notaba como las personas nos veían con miedo, el no dormir en absoluto y acostarse entre las hierbas nos tenía totalmente arruinados, tomamos un taxi al terminal y finalmente el bus a Quito, nuestra ciudad. El viaje en bus fue algo muy caótico, supongo experimenté algo del ‘bad trip’ sentía ganas de hacer muchas cosas como escribir, pintar, correr, saltar, dormir, reír a carcajadas, pero me controlaba lo más que podía, intentaba hablar calmado para no asustar a mi compañera que no estaba en mi misma situación, intentaba no dormirme para no tener alucinaciones que presentía iban a ser algo terroríficas, las personas del bus y el calor me estresaban un poco, pensé mucho y aún tenía breves centelleo de colores, finalmente llegamos a la ciudad y no me sentía en las condiciones de volver a casa, temblaba un poco y estaba muy intranquilo, sentía que mi ritmo cardíaco se aceleraba más que antes y mis pupilas se dilataban todavía más, quería dormir y comer, finalmente me decidí a tomar un taxi y llegué a casa. Los efectos del San Pedro no pasaban por completo pero esta vez en la comodidad de mi casa pude disfrutarlos a placer, el mareo se marchó y finalmente me quedé dormido. Hoy domingo (23/06/2013) desperté sintiéndome totalmente renovado, siento que hasta puedo respirar mejor, algo de los efectos (aturdido, ‘anestesiado’) aún persisten hasta este momento, los efectos ‘fuertes’ como las alucinaciones, visiones, etc. duran un aproximado de 10 horas, supongo con otra noche de sueño los efectos se marcharán por completo.

Así concluye mi experiencia con esta maravillosa bebida, en verdad no siento que he alcanzado la iluminación o ni tampoco me siento diferente a aquellos que no lo han experimentado, simplemente me siento bien de haberlo hecho y de haber vivido todo lo que viví, y por supuesto les recomiendo probarla y que me cuenten qué efecto tuvo en ustedes, quizá logren ver cientos de cosas mucho más espectaculares que las que yo vi. Espero que esta gira denominada ‘shamánica’ continúe para seguir compartiendo mis experiencias con ustedes y que se animen a intentarlo.

San Pedros


23 comentarios on “Mi experiencia con San Pedro, el Peyote de Los Andes”

  1. Que buena experiencia, me dejaste con la pica brother… Una consulta tendria qe esperar otro inti raymi o puedo acudir a ese lugar en cualquier momento que me anime.

    • ¡Cómo vas locooo! Pues por supuesto podrías ir en cualquier momento que te animes, pero lo recomendable sería esperar hasta el siguiente inti raymi, así disfrutas de los rituales y la experiencia completa, y lo ideal sería conseguir el San Pedro por uno mismo y prepararlo en un lugar donde te sientes cómodo y con personas que te nazca compartir la experiencia, y por supuesto, alguien con conocimientos en el tratamiento de la bebida y que les sirva como guía. Qué bueno que te hayas animado a intentarlo loco, en verdad te lo recomiendo sobremanera, cuando lo hagas me cuentas qué tal, gracias por comentar y saludos locooo.

    • Celina Martínez Vidal dice:

      Aprendizaje mágico e inolvidable, espacio de relajación místico para reencontrarte con tigo mismo y con la naturaleza a orillas de un río y un sembradío de cactus para vivir esta experiencia, arma tu grupo y los espero,
      contacto (01 55) 5685 0375

  2. […] de Mi experiencia con San Pedro, el Peyote de Los Andes me he embarcado en un nuevo viaje psicodélico, esta vez con el tan afamado LSD tan popular y […]

  3. MAXIMILIANO BILO FOSS dice:

    hola que tal! Mi nombre es Maximiliano Bilo y soy de Argentina. Veràn, me considero una persona que se jacta de las experiencias de la vida para convertir sus palabras en algo firme y verdadero. Con esto quiero decir que me encantarìa poder probar la experiencia para encontrar un poco màs de sabidurìa en mi vida que considero eh llevado adelante de manera fuerte haciendo lo mejor que pude… quiero ir a peru a realizar varias experiencias en esos lugares hermosos que me han comentado que existen. Tuve la oportunidad de leer la novena revelaciòn, un libro en el que los personajes actuan sobre suelo peruano y se jactan de describir de mil maneras distintas las bellezas que brindan sus tierras.

    Me encantarìa recibir toda la informaciòn que necesite para realizar el viaje, ciudades, hosteles, donde debo ir para preguntar por el ritual, en que ciudades existen los rituales y cual me recomiendan, me conviene ir solo o con alguien, cuanto dinero cuesta, y toda informacion util para tener un viaje que cambie algunas maneras de cuestionar mis pasos.
    Muchas gracias, te dejo mi mail por si esto queda perdido, espero que no, gracias muy linda e interesante tu experiencia me revolvieron la memoria y mis ganas de seguir viajando.

    • Carmen dice:

      Si vas a Perú, vé a las huaringas de huancabamba que queda en piura al norte de Perú. Mi padre experimento con el san pedro y otras hierbas más preparadas por el shamán, y vio en su alucinación una serpiente grande que venia a atacarlo y apareció un gato negro y devoró a la serpiente, y tuvo más alucinaciones que contó pero que ya no recuerdo. A la vez tuvo experiencias al leer un ritual de magia negra que no lo dejó dormir por 6 meses y se le aparecia el macho cabrio en zarzas de candela y escuchaba como crujia la candela antes que aparezca, fue una etapa horrible en la vida de mi padre.

  4. giselle dice:

    hola soy de chile..acá es muy comùn el San pedro..yo he hecho el viaje 3 veces y siempre fuè maravilloso..nunca vomité..ni me marié…y mas allá de todo lo que vi..los colores ..los mandalas y fractales…lo ke mas me cambiò mi forma de afrontar la vida fue lo ke senti….descargue todo el rencor..represiòn…miedos….pude perdonar..realmente es mucho mas que un trip para ver cosillas psicodélicas…es un viaje a lo profundo de nuestro ser para sanarnos.🙂

  5. leopoldo dice:

    Gran relato, tengo planeado hacerlo este viernes, gracias por compartir tu experiencia.

  6. Fede dice:

    Hola Chicos Soy Fede de Buenos Aires y estoy intentando emprender un viaje a Peru o donde sea en busca de estas cosas espirituales y tan profundas, Soy musico guitarrista y canto, Asique si ustedes tambien tienen planeado salirse y viajar podemos arreglar para emprender juntos esta experiencia, la cantidad de gente que quiera,, Desde ya mi correo es Fede_fede_re@hotmail.com , Comuniquense conmigo Abrazos hermanos !

    • agus dice:

      hermano como andas yo soy de cordoba y estuve tomando ayahuasca el año pasado y fue tremendo pero esta lleno de “taitas” que se ponen un poncho te cobran 600 mangos y se creen dios jajaj y fui a caer en manos de uno de esos y el viaje con la planta fue muy muy lindo pero hay mucha gente de mierda metida y estas en un estado re sensible, gracias a dios me callo la ficha y me fui por eso si tenes ganas juntante con amigos pega un viaje al norte busca tus cactus cocinalos y va a estar todo re lindo mientras aya respeto y ganas de aprender va salir todo joya🙂

  7. Tomas dice:

    Hola! soy Tomas de bs as y me comentaron que la experiencia del san pedro se puede hacer tambien en catamarca, alguien sabe si es asi? Tengo muchas ganas de hacer ese viaje… Saludos!

    • Charli dice:

      En Catamarca, puede ser, en La Rioja tenemos un pueblo que llama San Pedro y crece como cualquier planta.

    • mica dice:

      siii, mis 3 viajes los hice en catamarca, sanas tu alma y expandis tu conciencia…..es lo mas magico que vivi, es un regalo que la tierra nos da, asique como decian mas arriba busca de hacerlo por tus propios medios o con algun amigo porque los que lucran con algo tan sagrado no pueden ser llamados “chamanes” ni “taitas” son unos garcas, hay que huir de esa gente

  8. Joffre dice:

    Que fue bro, me quede asombrado con tu experiencia😀 ahora tengo unas ganas de probar el san Pedrito, tengo una pregunta ¿La recomiendas para una persona que no ha viajado antes? En lo personal lo único que he probado es la weed, ya que las drogas sintéticas no me llaman la atención y al leer tu experiencia se ha abierto mi curiosidad de sentir lo que has sentido!🙂

    • ¡Hola Joffre! Muchas gracias por leerme, y claro te la recomiendo totalmente, las otras sustancias no se le comparan para nada, es más, todos deberían iniciar primero por una sustancia similar a ésta; no tiene efectos secundarios y la experiencia es incomparable.

  9. Dani dice:

    Llevo 15 años usando esta planta y creo que lo mejor es huir de ritos prefabricados, lo ideal es buscar un buen sitio alejado de la ciudad donde tengas comida, agua, música y un lugar donde reposar en condiciones, y por supuesto una buena compañia

  10. Elozabeth dice:

    Hola ; quiero saber si esas alucinaciones desaparecen en algun momento, y lo que se ve solo es producto de la imaginacion?

    • Hola, cómo estás Elizabeth. Las alucinaciones desaparecen conforme el efecto del San Pedro vaya menguando, depende de cada persona el tiempo. Pero no pasa de unos días. Y, claro, todo lo produce tu mente, así que no debes temer.

    • mica dice:

      Yo creo que no son todas “alucinaciones” desde mi experiencia que lo hice 3 veces te puedo decir que lo que hoy creo es que es una realidad paralela que el ojo en su estado sobrio y natural no puede percibir. Pero sin dudas las vibraciones que se sienten estan siempre, son reales

  11. Johana dice:

    Hola gente, saben estoy saliendo de un proceso personal muy angustioso donde tuve sueños muy feos y recien hace unos dia puedo dormir… no estoy segura de asistir a una ceremonia con medicina san pedro tengo miedo me desequilibre ahora … quiza espere a estar un poco mas fuerte para esto…que opinan?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s