Ramones – My Brain Is Hanging Upside Down (Bonzo Goes To Bitburg)

Siendo hoy el onomástico de Joey Ramone finalmente me he decidido por escribir sobre ésta, mi canción favorita de Ramones. Para la crítica, y esta vez tengo que estar de acuerdo con ellos, ésta es la mejor canción de Ramones. Y no se equivocan, para mí es así, tanto lírica como musicalmente es la perla en la discografía Ramone. Así que ¡vamos! Adentrémonos en el submundo de la historia detrás de esta canción.

Aunque la opinión general considera a Joey como el autor, según declaraciones de Mickey Leigh (hermano de Joey) el escritor principal fue Dee Dee Ramone, con la colaboración de  Jean Beauvoir.  La inspiración para escribirla nace de una visita de Ronald Reagan, presidente de Estados Unidos por aquellos años, al cementerio de Bitburg en Alemania Occidental (gran aliado de E.E.U.U) en honor a las víctimas del nazismo, las víctimas del  holocausto. Este hecho no fue bien visto para sus electores en norteamérica, y fue un hecho que dejó mal parado a Reagan mundialmente. ¿El problema? Pues en aquél cementerio no se encontraban solamente judíos, no, sino soldados de la SS. Joey Ramone, siendo judío, diría que le disgustó mucho ver a Reagan visitando el cementerio como si nada, como un hecho de ‘perdonar y olvidar’. Pero cómo olvidar a esas seis millones de personas que murieron en el régimen nazi.

Debido a este hecho explotaron protestas en Estados Unidos, todos gritaban: “Bonzo Goes to Bitburg”, frase que hace referencia a una de las películas protagonizadas por Reagan: ‘Bedtime for Bonzo‘, y la secuela donde no participó pero que es de la que se hace referencia: ‘Bonzo Goes to College’.

Por problemas con la disquera se le tuvo que aumentar el ‘My Brain Is Hanging Upside Down’ al título de la canción. Fue todo un éxito, en Europa sobre todo, pero como siempre este éxito no se veía reflejado comercialmente. Como os he dicho, para la crítica ésta es la mejor canción, es sumamente poderosa, desde el intro al final está cargada de poder. La letra tiene un mensaje claro, ya no son simples historias adolescentes, los riffs de la guitarra de Johnny no siguen un sólo patrón, sino que nos regala muchas variantes, algo raro en una canción de Ramones, la batería (cortesía de Richie Ramone, baterista de la banda de 1983 a 1987) no es remate tras remate, sigue perfectamente la linea de bajo de Dee Dee y mantienen una armonía única, y la voz de Joey, wow la voz de Joey, impactante, como un trueno suena en cada estrofa, a mi parecer, la mejor interpretación vocal que tuvo en Ramones.


Historia de la canción ‘Vasija de Barro’

Hay canciones que llegan a trascender fronteras, se convierten en canciones del mundo, su historia se pierde con el tiempo, pero el canto y las notas que la conforman siguen existiendo. Este es el caso de ‘Vasija de Barro’, canción universal que tiene su origen en mi patria: Ecuador, pero que aún los ecuatorianos ignoran por completo ésto.

Incluso yo, aunque siempre había escuchado a mis abuelos tocarla, y es un clásico siempre presente en los conciertos de ‘clásicos ecuatorianos’, empecé a dudar de la autenticidad de la historia que reza que esta canción ‘nos pertenece’. Pues hace unos días me puse a buscar la historia de la canción ‘vasija de barro’, para mi sorpresa no encontré casi nada, en Wikipedia no existía absolutamente nada sobre ésto, ni en las páginas de los diferentes ministerios de Ecuador. (O quizá no busqué a fondo).

Pero bueno por suerte encontré la historia detrás de la canción (en http://ecuadornoticias.org), pero no cualquiera, no, sino una contada por el mismísimo autor de la música: Gonzalo Benítez, parte del dúo Benítez-Valencia quienes fueron los primeros en entonarla. La transcribiré aquí:

Texto extraído del libro: “Gonzalo Benítez: Tras Una Cortina De Años.”

Me encontré en la calle Guayaquil con el Oswaldo Guayasamín y nos invitó, pues, a una reunión en su casa para el viernes siete de noviembre de 1950 a las siete de la noche; pero recién podíamos ir después de la Radio a las nueve y media. “A la hora que quieras”, me dice, “y por favor invítale al Valencia”.

Así que fuimos a donde el Oswaldo, pero no tenía la casa de ahora sino que vivía donde el papá, al frente de la Basílica. Llegamos como a las diez y media y les encontramos ya medios avanzados. Fuimos con una guitarrita mía que después rompió el Valencia en una reyerta. No ve que le prestaba mi guitarra para sus serenatas; así, que él se había defendido con la guitarra y me entregó el mango no más…

En la fiesta había unos 80 invitados entre poetas, pintores y alumnos de la Escuela de Bellas Artes de La Alameda. Ahí nos pidieron que cantemos y después del canto ya se hicieron grupos, así es que me fui a donde tomaban menos y el Valencia se fue a donde estaban dándole duro.

Ahí le veo al Jorge Carrera Andrade que estaba ilusionado con un cuadro del Oswaldo llamado El Origen. El cuadro estaba todavía fresco y hasta me manché los dedos. En la pintura había una vasija de barro y, dentro de esta, unos esqueletos pequeños, de niños. El Oswaldo explicó que los Incas enterraban a sus familiares dentro de la vasija junto con alimentos. Se impresiona el Jorge Carrera y le vemos que se va a la biblioteca, coge un libro y en la contratapa escribe una estrofa:

Yo quiero que a mí me entierren
como a mis antepasados
en el vientre oscuro y fresco
de una vasija de barro.

Nos impresionó a nosotros también… Cuando en eso coge el libro el poeta Hugo Alemán y debajo escribe otra estrofa:

Cuando la vida se pierda
tras una cortina de años
vivirán a flor de tiempo
amores y desengaños.

Y para susto de todos coge el libro el pintor Jaime Valencia que escribe un cuarteto muy lindo:

Arcilla cocida y dura
alma de verdes collados
barro y sangre de mis hombres
Sol de mis antepasados.

Entonces cogí el libro porque dije a mí me toca poner alguna cosita, cuando en eso me arrancha el Jorge Enrique Adoum y me dice: “Ve vos después cantarás”. Cogió el libro, corrigió cosas y puso la cuarta estrofa:

De ti nací y a ti vuelvo
arcilla, vaso de barro
con mi muerte yazgo en ti
de tu polvo apasionado.

Terminado eso, se dieron las vueltas, nadie sabía quién iba a poner música, qué se iba a hacer con la letra. Serían las doce y media. Cuando le veo al Jorge Carrera Andrade que se acerca donde mí con el libro. Entonces me dice: “Vea Gonzalo, esto con música tiene que ser una belleza”. Pensé y le dije: “Bueno”, así es que cogí la guitarra.

¿Y ahora qué hacía? El Potolo estaba dándole al chupe* y era muy difícil concentrarse con la bulla de la gente, pero como ya le acepté, bajé unas gradas con luz que había al fondo, agarrado la guitarra y el libro. Me demoré cerca de una hora y, cuando ya estuvo, regresé y encontré a mi compañero Valencia medio dormido en un sillón.
Total que le levanto y le digo: “Primero oíme cantar”. No le gustó y me dice: “Pero vos le has puesto un ritmo cadencioso“. Le digo: “No, porque la música tiene que estar de acuerdo al sentido de la letra”. “No, me dice, ponéle ritmo de albazo”. Le dije que no, porque el ritmo de danzante es telúrico. No acepto que le cambies.

Y como él siempre decía que es hincha del Aucas y que nunca pierden, cuando mucho empatan, le dije que yo era de la Liga y que ahora sí él iba a perder, ni siquiera a empatar. Así que le fui obligando y, como tenía buen oído, aprendió rápido.

Ensayamos para hacer el dúo y cuando cantamos la gente se emocionó tanto que se han pasado cantando hasta las seis de la mañana. Yo me salí como a las dos, porque como no chupaba… Ahí nació la Vasija de barro, que ahora es cantada en todo el mundo. Yo mismo no creía.

Parte II


Para que quede como documento, les pedí a los que escribieron que firmen y yo también dibujé un pentagrama y escribí los primeros compases. Entonces le dije a Valencia que firme también, como él estaba cantando…Y así quedó.
Incorporamos la canción al repertorio de las audiciones y seis años después, todavía nadie quería grabar esa pieza, ¿qué tal?

Así que fui donde Gustavo Müller de Discos Nacional a decirle: “Tengo una canción muy bonita”, y le canté la Vasija de barro. No me dio ni la hora. No llegué ni a la segunda parte porque me dio coraje. “No, no”, me dice, “eso no es comercial, eso no se va a vender”. ¡Qué cosa más equivocada en que estaba! Hasta que ya no le quise ni oír y me salí. Pero me dije: “A este tengo que ganarle”.

Incluso el Potolo se resistía a cantar y me decía: “Más bien cantemos estotra canción porque esa ya está en desuso”. Ahí me daba iras. Me fui a mi casa -en la calle Imbabura, más arriba de la 24 de Mayo-, recorté un cartoncito y me puse a pintar una vasija de barro, le puse los pedacitos de hueso y le hice una portada de disco poniéndole Vasija de barro en letras grandes, porque hasta ese momento no tenía título la canción.
Volví para convencerle a Gustavo Müller. Fui con mi dibujito y cuando me recibe le digo: “Verá, le he traído este dibujo”, y me dice: “Bonito está. A ver, ¿cómo es la canción? Cántele porque no le oí bien”.

duo benitez valencia & Cantinflas

Dúo Benítez Valencia & Cantinflas

Le canté otra vez y pregunta: “¿Con qué instrumentos podemos grabar esto?”. Le digo: “Con los mismos que tenemos”. “Entonces cite a ensayo a los músicos”. Así que reuní una orquesta de diez músicos. Al piano estaba Lucila Molestina de Pólit; en la flauta, Eduardo Di Donato; y dirigió la orquesta Manuel Espín (padre de Enrique Espín Yepez) y él mismo hizo los arreglos. Entonces hizo la grabación Gustavo Müller que sabía grabar muy bien y era profesor de sonido. Salió un disco con ocho temas y luego en un “estandar play”. Esto sucedió en 1956.

Cuando salió a la venta el disco, fui al almacén y oigo una bulla grande y cuando pregunto, me dicen que abrieron a las ocho de la mañana y a las once ya no había ni un disco. Se agotó el tiraje y estaban apuraditos en hacer una edición mayor. Así fue.

Esta canción se volvió representativa de la música ecuatoriana. Pero antes había otra canción: Guayaquil de mis amores; era lo que se conocía en el exterior, porque fue grabada el año 30 en Nueva York por el dúo Ecuador (Ibáñez-Safadi). Algunos piensan que esa fue la primera grabación ecuatoriana, pero el año 25 las hermanas Fierro ya habían grabado en Radio El Prado de Riobamba. El año 32 comenzó a grabar Carlota Jaramillo en Radio El Prado. En ese tiempo había también el dúo quiteño Páez-Villavicencio, hasta que apreció el dúo Benítez-Ortiz. Después vino el resto.

Comenzaron a aparecer “compositores” de la música de la Vasija de barro. Hasta hubo un señor de Riobamba, que había mandado una partitura diciendo que era su música. Lamentablemente para ellos, mandaron después de que apareció el disco. Cuando grabamos, el Gustavo Müller nos exigía poner autor de la música y pusimos Benítez-Valencia, pero esa música es hecha por mí solito y en la forma como les conté. Incluso los derechos de autor también le reconocieron al Potolo Valencia.

Ahora no tengo idea cuántas versiones habrá de la canción, pero, sin presunción de nada, le digo que esa música me salió bien y como dicen los chilenos, al tiro. Me parece una música muy adaptable para interpretación de solista, dúo, trío o coro.

Y cuánta razón tenía Gonzalo, podríamos decir que esta canción es la ‘Yesterday’ ecuatoriana si se quiere, por la cantidad de versiones que existen de ella. Pero ninguna mejor que la original. Aquella que evoca tantos recuerdos, esta canción, les digo mis amigos, ya pertenece al ADN del ecuatoriano, y quizá del mundo.


Cuéntame esa Canción: Paul Mccartney & Wings – My Love

 

Un día como hoy en 1998 moría a los 56 años la musa y compañera de la vida del gran Paul McCartney; nuestra lovely Linda McCartney. Este post es un muy pequeño homenaje a ella. Le vamos a rendir homenaje con una de las canción más hermosas que Paul escribió, precisamente inspirado en Linda. My Love es uno de los temas que conforman el exitoso álbum  Red Rose Speedway (1973) de Paul McCartney & Wings, este tema fue el más exitoso del mismo e hizo que la gente viera a un Paul McCartney totalmente independiente de The Beatles, ahora brillaba con luz propia. Empezaba la ‘Wingsmania’.

 

 

My Love fue grabado a mediados de 1972, y fue grabada directamente en las primeras tomas. El magnífico solo que escuchamos es obra de Henry McCullough, quien cansado de que Paul escriba hasta los solos de guitarra, se le acercó y le preguntó si podía hacer algo ‘diferente’. Paul ante la petición se sintió un tanto ofendido, y sorprendido ante la petición pero a la final aceptó. El solo fue tan brillante que dejó a Paul totalmente boquiabierto y se dio cuenta de que cada uno de los integrantes de Wings tenía mucho potencia. Esto ayudó a que más adelante cada integrante componga sus propios temas y los pongan en los discos.

Esta canción es una declaración y un voto de confianza para Linda. Con anterioridad ya le había escrito otros temas como Maybe I’m Amazed o Lovely Linda, pero en este tema destaca la melodía más que la letra, algo característico de Paul. Usando los mismos artilugios que usó para componer The Long and Winding Road (The Beatles – Let It Be) pero dotándola de más jazz feelin’, una linea de piano maravillosa que cautiva a cualquiera, y una estupenda interpretación vocal, hacen de esta canción una de las más amadas en el repertorio de Paul. My Love es de esas canciones que las pones en el coche a medio volumen mientras estás con tu pareja, y es de aquellas canciones que John Lennon odiaba, aquellas que llamaba ‘silly love songs’. Pero sin embargo es una de las canciones más hermosas jamás escritas por Paul, y un perfecto tributo a su esposa Linda.

 

Paul & Linda McCartney

Paul & Linda McCartney

 

 

 

Curiosamente a mi nunca me había agradado tanto esta canción. Pero hoy se me vino a la cabeza y la empecé a escuchar, ya llevo 3 horas escuchándola sin parar. No recuerdo si esta fue una de las canciones que estuvo en el repertorio de Paul cuando fui a verlo en concierto, mm creo que sí estaba, es una pena que no la haya disfrutado tanto. Pero bueno, ¡a escucharla!:

 


Pink Floyd – Arnold Layne / Candy and a Currant Bun

Esta historia comienza mucho antes de que el gran Syd Barrett sucumbiera ante la locura, y mucho antes de que David Gilmour se uniera a las filas de los Floyd, inclusive mucho antes de que consiguieran la fama; aquí estamos hablando del principio. Cuando Pink Floyd era The Pink Floyd, y la psicodelia apenas daba sus primeros pasos por Inglaterra. Éste es ni más ni menos que el primer single de la banda, gracias a éste conseguiría contrato discográfico, y el resto ya es historia sagrada conocida por todo amante de la buena música.

pink floyd - arnold layne

En esta canción podemos ver el genio absoluto de Syd Barrett, muy diferente al de sus contemporáneos. Cuando la mayoría de los singles y temas éxito de aquella época hablaban sólo de paz y amor; Syd en Arnold Layne nos cuenta la historia de un travesti. Así sin más. La canción relata la historia de este tipo fanático de robar ropa de mujer. Roger Waters proclama que la canción está basada en hechos reales, en una entrevista mencionó lo siguiente: “Tanto mi madre y como la madre de Syd ofrecían pensión a niñas que iban a un colegio femenino cerca de una carretera. Ellas siempre comentaban que se le perdian la ropa interior y las bragas que colgaban del tendedor las niñas de la casa y era “Arnold” quien hacía esa gracia de robar la ropa de los patios traseros”.

La canción contó con la producción de Joe Boyd, y alcanzó gran éxito en las radios inglesas, pero luego de algunas semanas fue retirada de las listas ya que la consideraban demasiado “inmoral” al hablar de un travesti. Pero como se dijo anteriormente, gracias a esta canción la banda consiguió su contrato discográfico con EMI. Los señores de EMI exigieron a la banda que vuelvan a grabar el tema, con más instrumentos, más arreglos, y con personal del sello. Todos estuvieron de acuerdo menos Syd. Para él la canción estaba perfecta, así que nunca se la volvió a regrabar.

Para promocionarla se le hizo un video, muy acorde con la canción y la actitud de la banda, que os dejaré a continuación:

http://www.youtube.com/watch?v=EQTFRq1hjtM

David Gilmour también haría una versión de esta canción, en su gira promocional de su trabajo solista ‘ On an Island’, y ni más ni menos que con la colaboración de David Bowie. Arnold Layne también ha sido tocada en las últimas giras de Pink Floyd, y es una canción obligatoria en cualquier tributo a Syd Barrett, por supuesto.

Ahora hablemos del b-side, otra pieza maestra: Candy and a Currant Bun. Otra canción del gran Syd Barrett, es de los temas más hipnotizantes que podrán escuchar, de hecho es una oda a las drogas psicodélicas. Uno de mis temas preferidos de la banda, la voz de Syd junto a la maravillosa ejecución de cada instrumento es verdaderamente brillante. Los llevará a otro nivel de conciencia.

The Mars Volta realizó un brillante cover de este tema: http://www.youtube.com/watch?v=Kixpf4C-Ybg

Sin más aquí tenéis el single en estupenda calidad:

Download Album Here: http://bit.ly/wziqKD

Size:  29 MB


Cuéntame esa Canción: The Walker Brothers – The Electrician

2001: A Space Odyssey & Magical Mystery Tour, son infinitamente mejor apreciadas bajo los efectos de cualquier alucinógeno. Y si no lo tienes a mano, ésto ayudará. Sólo Scott Walker podía crear algo a la altura de Kubrick y Dali.

Tema extraído del último álbum de la banda; Nite Flights. Álbum en el cual Scott les dijo a los demás: “Hagan lo que les de la gana”. Así lo hicieron. Pero de entre todos los temas es éste el más destacable y admirable.

Scott siempre se ha caracterizado por el surrealismo y ambigüedad en sus letras, en ésta no es excepción y más bien es un recurso que explota. Scott nunca habla del significado de sus canciones (si es que lo tienen) pero en 1984, para nuestra suerte, habló sobre The Electrician en una entrevista, donde nos dice que la canción se explica por si sola. Pero si se le busca un significado concreto, éste sería un diálogo entre un torturador y el torturado, una crítica a los Estados Unidos de Norteamérica y sus constantes abusos a Sudamérica. Scott toma la figura de un Electricista cruel y despiadado que disfruta de torturar a las personas, y se nos revela que también es un controlador y manipulador. La letra está sujeta a varias, casi infinitas interpretaciones, pero lo que más me cautiva es aquella musicalización tan majestuosa, sobre todo aquél brillante pasaje intermedio con un hermoso solo de guitarra española, y la instrumentación que nos trae imágenes de una epifanía, de un repentino amanecer, o alguna visión divina.

Sencillamente de las mejores canciones jamás grabadas. Brian Eno la describiría como la música pop llevada a su límite. Límite que jamás sería alcanzado otra vez.

Una de las canciones más perfectas de la historia, canción definitiva.

The Walker Brothers

The Walker Brothers

http://www.youtube.com/watch?v=YmRVU-MEXU0


Cuéntame esa Canción: The Beatles – You Never Give Me Your Money

 

 

You Never Give Me Your Moneyes definitivamente una de las canciones más hermosas pero más infravaloradas de la discografía beatle. Parte del perfecto Abbey Road; es la canción que abre el Medley del lado B del álbum. Escrita por Paul McCartney muy al estilo de  ‘Happiness Is A Warm Gun’, es decir, contiene varias partes que no están necesariamente relacionadas entre ellas.

La inspiración primordial para la canción fueron los problemas con Allen Klein, que por aquellos tiempos fungía como mánager de la banda. Paul diría que la canción es básicamente la falta de fe que le tenía a éste personaje y sobre la actitud que tenía para con ellos (The Beatles).  Problemas financieros principalmente ya que ellos nunca veían las ganancias que Allen les enseñaba en los “Funny Papers”. Es decir todo se trataba de una gran estafa. El señor Klein primero tuvo problemas con los Rolling Stones, quiénes lo despidieron. Luego John Lennon ingenuamente lo contrató para que se haga cargo de las finanzas de Apple. Pero Paul nunca estuvo de acuerdo con ésto. El contratar a Klein como mánager fue otra de las grandes razones que provocaron el distanciamiento entre los miembros de la banda, y que desembocaría finalmente en la separación.

McCartney expresa toda su amargura con lo que estaba pasando en aquellos momentos, también nos traslada a episodios de nostalgia beatle y recuerda los viejos tiempos en frases como: Out of college, money spent. See no future, pay no rent, y mi favorita de la canción: Oh, that magic feeling, nowhere to go. Nowhere to go.  Refiriéndose a los años cuando recién empezaban y abandonaron todo. También nos hace ver que quería escapar de todo el stress en el que se encontraba en partes como: One sweet dream. Pick up the bags and get in the limousine…

Al igual que todos los temas del Abbey Road, aquí podemos escuchar lo mejor del talento de cada uno. Con un George Harrison entregándonos unos riffs de guitarra memorables, John Lennon y Ringo Starr acoplándose maravillosamente a cada tramo de la canción, y un Paul McCartney totalmente soberbio mostrándonos sus variantes en la voz, desde la melancolía pura, hasta una voz dotada de desgarradora fuerza. Además de como siempre lucirse en sus lineas de bajo, y regalándonos en mi opinión una de las mejores lineas de piano de la historia. Y es que sólo escuchen el intro, la canción los atrapa por completo.

Una pieza que además cuenta técnicas de producción muy avanzadas por parte de George Martin. Todo esto la transforma en una verdadera obra maestra.

Paul tomaría esta canción como una especie de Arquetipo para sus trabajos como solista, encontramos elementos de ésta en muchas otras como: “Uncle Albert,” “Band On The Run,” and “Live And Let Die.”, etc.

 

 

 


Cuéntame esa Canción: King Crimson – Happy Family

Hasta los más grandes se inspiran en los aún más grandes. King Crimson dedica esta canción, parte de su tercer álbum Lizard de 1970 a la separación de The Beatles.

Los 4 de Liverpool están representados en la lírica (escrita por Peter Sinfield) como: “Judas” (Paul McCartney), ‘Rufus’ (Ringo Starr), “Silas” (George Harrison) y “Jonás” (John Lennon). Al principio de la canción podemos escuchar un parecido a “While My Guitar Gently Weeps”.

También podemos ver a The Beatles en la portada del disco hecha por el artista Gini Barris, fíjense en la “I” verde de Crimson, ahi los pueden ver.

King Crimson Lizard Happy Family The Beatles