Recordás cuando éramos jóvenes y hermosos
robábamos miradas de hombres y mujeres al pasar
despertábamos la envidia de los demás

Veo cada arruga en tu rostro y recuerdo una historia
aquella sobre tu labio al lado izquierdo de todas las veces que reímos
la derecha de todas la veces que lloramos

Te veo y nos veo aún jóvenes, casi niños, iniciando nuestra vida
cómo podrías pensar que te dejaría de amar con el pasar de los años
si te entregué mi corazón para siempre la primera vez que te vi