El poema racista de H. P. Lovecraft

H.P. Lovecraft, portrait by Junji Ito.

H.P. Lovecraft, portrait by Junji Ito

Todo ser en este universo posee su lado oscuro, aquello por lo que podría considerársele desdeñable o tiene algo que es motivo de reproche, en el caso de H. P. Lovecraft, el autor de historias de horror más famoso de la historia, era su racismo exacerbado, un racismo incomprendido, no el típico racismo ‘nazi’ al que estamos acostumbrados, aquél que denigra y rechaza a una raza por considerarla inferior, no, el racismo de Lovecraft iba en otra dirección, en una diagonal podríamos decir, aunque el poema denota la idea de inferioridad de la raza negra, en verdad el racismo de Lovecraft iba más por el punto estético; el consideraba a la raza negra una abominación de la creación -alguna experiencia traumática en su infancia, quizá- y bueno, vamos, Lovecraft odiaba a toda la humanidad en general, simplemente le dedicó un poco más de energía a su odio por una raza y color particular. Se dice que también era muy xenofóbico y padecía de ictiofobia (miedo a los peces). Nuestra amiga wikipedia nos muestra los siguientes ejemplos de su racismo en obras y epístolas:

En La llamada de Cthulhu, Lovecraft describe a un grupo mestizo de adoradores de Cthulhu:

Examinados en el cuartel de la policía, luego de un viaje agotador, los prisioneros resultaron ser mestizos de muy baja ralea, y mentalmente débiles. Eran en su mayor parte marineros, y había algunos negros y mulatos, procedentes casi todos de las islas de Cabo Verde, que daban un cierto matiz vudú a aquel culto heterogéneo. Pero no se necesitaron muchas preguntas para comprobar que se trataba de algo más antiguo y profundo que un fetichismo africano. Aunque degradados e ignorantes, los prisioneros se mantuvieron fieles, con sorprendente consistencia, a la idea central de su aborrecible culto.

Lovecraft también expresó en alguna ocasión creencias racistas y etnocéntricas en su cartas personales. En una carta fechada el 23 de enero de 1920, Lovecraft escribió:

Para el hombre evolucionado —la cumbre del perfeccionamiento orgánico en la Tierra—, ¿qué rama del pensamiento se ajusta mejor que aquella que conquista las más altas y exclusivas facultades humanas? El salvaje primitivo, o simio, simplemente rebusca en la selva para encontrar una compañera; ¡el ario eminente debe elevar sus ojos a los mundos de más allá y considerar su relación con el infinito!

En Herbert West: Reanimador, Lovecraft describe a un varón africano que acaba de fallecer:

Era un ser repugnante, con pinta de gorila, unos brazos anormalmente largos que me parecían de manera inevitable patas anteriores, y una cara que irremediablemente hacía pensar en los secretos insondables del Congo y las llamadas de tam-tam bajo una luna misteriosa. El cuerpo debió tener peor aspecto en vida, pero el mundo contiene mucha fealdad. (Wiki)

Pero calma, no es necesario condenar a un autor o artista por sus creencias y odios particulares, no caigamos en medievalismos. Jamás podremos justificar por completo este tipo de ideas, pero a principios del siglo XX era muy difícil encontrar a alguien que no fuera racista, sobre todo en Norteamérica. Además recordemos la novela El caso de Charles Dexter Ward donde se refiere en buenos términos a sus personajes de color («Conocía a la familia negra que habitaba la casa y fue cortésmente invitado a visitar el interior por el viejo Asa y su fornida esposa, Hannah.»), podemos ver un desvanecimiento de su racismo con el pasar de los años. Pero quedó plasmado este poema en sus días de juventud, cuando aquel odio estaba muy latente, lo he encontrado gracias a un fantástico blog en tumblr, me ha sorprendido sobremanera y debía compartirlo. Pero no condenen, por favor no; en este caso deje el arte al margen del artista.

On the creation of Niggers 

 

When, long ago, the gods created Earth
In Jove’s fair image Man was shaped at birth.
The beasts for lesser parts were next designed;
Yet were they too remote from humankind.
To fill the gap, and join the rest to Man,
Th’Olympian host conceiv’d a clever plan.
A beast they wrought, in semi-human figure,
Filled it with vice, and called the thing a Nigger.

Sobre la creación de los Negros

Cuando tiempo atrás, los dioses crearon la Tierra;
A imagen y semejanza de Júpiter al incipiente Hombre moldeaban.
Para tareas menores las bestias fueron creadas;
Aunque de la especie humana muy alejadas estaban.
Para llenar el vacío y unirlas al resto de la Humanidad,
Los anfitriones del Olimpo ingeniaron un astuto plan.
Una bestia forjarían, una figura semihumana,
Colmada de vicios, y «negro», fue llamada.


One Comment on “El poema racista de H. P. Lovecraft”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s