Nexo Jabberwocky: John Lennon & Julio Cortázar

Lennon y Cortázar

¿Acaso no les fascina la foto de encabezado? Hace mucho que buscaba una excusa para juntar a estos dos y poner esta foto que me gusta tanto, dos genios compartiendo asonancia blanco y negro + un cigarrillo. Pero se preguntarán qué diablos podría unir a éstos dos aparte de su afición por la literatura, la música,  el tabaco y la referida foto editada por este humilde servidor de los dioses. Pues los aficionados a la escritura, ya sea amateur, profesional,  formal o patética, muchas veces nos vemos limitados a la hora de expresar algo ya que no encontramos palabra alguna que satisfaga lo que deseamos decir, buscamos y buscamos en diccionarios de diferentes idiomas pero no logramos encontrar nada, es aquí cuando, siguiendo los pasos  Shakespeareanos (cuyas cerca de 2000 palabras inventadas alimentaron y forman parte  del idioma inglés), nos ponemos a inventar palabras, ejemplo claro de ésto es aquel recordado diálogo en Annie Hall donde Woody Allen dice que tendría que inventar una nueva palabra para expresar su amor por Diane Keaton, como  I luuurve you, I loave you, I luff you. Nos ocurre sobre todo en la hora poética  donde la falta de vocablos nos hacen escribir frases como : Andémonas lierdes faurilan en los krauzios mientras verdes dlivales sobrevuelan las zarufias…, que quizá para ustedes no tenga sentido alguno y para mí menos, pero dado que son palabras paridas de una idea que he pensado, le puedo dar una explicación si alguien me lo pregunta, y a ustedes les dejo simplemente la libre interpretación. Pero ya, ya, ya voy al punto, o ya quizá ya lo entendieron, es obvio además, siendo estos dos fanáticos de las vanguardias, intelectualismo, y los ‘ismos’.

The Jabberwocky. Original illustration by: John Tenniel.

Pues bien, luego de mis divagaciones ahora sí vamos a lo que nos compete, ¿ven aquel dibujito que parece una especie de dragón endodonciótico siendo atacado por un ser que parece ser su dentista? Aquel es ni más ni menos que el Jabberwocky idealizado e ilustrado por Sir John Tenniel.  Sí, sí, aquel Jabberwocky de Alicia a través del Espejo poema sin sentido en verso, invención del gran Lewis Carroll del cual Lennon era fan confeso y Julio no se le quedaba lejos.

Jabberwocky by Lewis Carroll

‘Twas brillig, and the slithy toves
Did gyre and gimble in the wabe;
All mimsy were the borogoves,
And the mome raths outgrabe.
‘Beware the Jabberwock, my son!
The jaws that bite, the claws that catch!
Beware the Jubjub bird, and shun
The frumious Bandersnatch!’
He took his vorpal sword in hand:
Long time the manxome foe he sought–
So rested he by the Tumtum tree,
And stood awhile in thought.
And as in uffish thought he stood,
The Jabberwock, with eyes of flame,
Came whiffling through the tulgey wood,
And burbled as it came!
One, two! One, two! And through and through
The vorpal blade went snicker-snack!
He left it dead, and with its head
He went galumphing back.
‘And hast thou slain the Jabberwock?
Come to my arms, my beamish boy!
O frabjous day! Callooh! Callay!’
He chortled in his joy.
‘Twas brillig, and the slithy toves
Did gyre and gimble in the wabe;
All mimsy were the borogoves,
And the mome raths outgrabe.

Lennon aplicó toda su lewiscarrolleada, como sabrán,  en la canción beatlera épica I am The Walrus, inspirada en el referido poema y en The Walrus and the Carpenter. La canción es una muestra de genialidad absoluta, al igual que el Jabberwocky, I am The Walrus es un conjunto de versos aparentemente sin sentido y palabras inventadas adheridas perfectamente a una melodía de lo más histriónica, un logro absoluto, no por nada The Beatles sigue siendo la mejor banda de la historia y John Lennon uno de los grandes profetas de la música.

Ahora sí, le toca a Julito. Otro fan confeso de Carroll, y el surrealismo, que quien ha leído sus poemas sabrá perfectamente de lo que estamos hablando, y mejor aún, si es de aquellos seres benditos que ha leído Rayuela; magnum opus cortazariana.  Pero claro, lo de Cortázar no es algo complemente sin sentido, la inspiración Carrolliana está presente claro, pero a éste ‘nuevo’ lenguaje se le puso glíglico, y las palabras que en él usa pueden ser fácilmente usadas como adjetivos o sustantivos, es decir, si le pones atención vas a entender de qué van los párrafos. El mejor ejemplo que nos pudo dar de ésto se encuentra, precisamente, en Rayuela, en aquel mágico y erótico capítulo 68:

Julio Cortázar – Rayuela, capítulo 68

Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente su orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, las esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpasmo en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentía balparamar, perlinos y márulos. Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias.

El recurso del ‘nonsense’ por supuesto que ha sido utilizado por muchos otros autores, y muchísimos años antes de que los mencionados aquí lo hicieran, pero mi ignorancia no me permite tener noticia de aquellos otros, además que el punto era unir a Lennon y Cortázar de alguna forma, y aunque muchos de ustedes discrepen, pues lo he logrado, además la fotito de los con el tabaco no podía quedar en el olvido, los incito a usarla para empapelar sus cuadernos y habitaciones y a seguir con el sinsentido que caracteriza nuestra existencia.


One Comment on “Nexo Jabberwocky: John Lennon & Julio Cortázar”

  1. […] astros, pero no quería eso, quería unirlos, encontrar un nexo así como hice con anterioridad con Cortázar y John Lennon mas no podía encontrar nada más aparte de su gusto por lo metafísico, esotérico, onírico y […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s