Visita al Diablo Mundo.

William Blake >> Torbellino de amantes

Aunque el blog es principalmente de música, si lo exploran encontrarán temas diversos, sobre todo si clickean en ‘artículos varios’ y demás etiquetas que ya no recuerdo. Pues este año se me ha dado por estrenarlo con 4 poemas de 4 literatos quizá no tan conocidos o no tan populares, todos pertenecientes a la era del Romanticismo y unidos por tres temas en particular: la desesperación, incomprensión, y el desengaño. Lo sé, demasiado positivo y para nada pesimista para empezar el año, pero es lo que hay amigos, es lo que hay. He escogido a estos 4 porque encarnan perfectamente el arquetipo de poeta, bohemio trágico con los que nos llegamos a identificar en cierto punto de nuestras vidas. Nuestros elegidos son Giacomo Leopardi (Italia), Alfred de Vigny (Francia), Friedrich Hölderlin  (Alemania), José de Espronceda (España).

Giacomo Leopardi. 

Giacomo Leopardi

Este italiano canceriano inspirado en las obras de la Grecia clásica, debido a varias experiencias personales cae en un pesimismo rotundo que lo haría empezar a desear la muerte a muy temprana edad, su obra se basa en la desolación espiritual que sentía. Como pocos, lo que él más ansiaba era la nada, así de simple, y en ésto nos identificamos con este señor.  Quizá la meta de la vida es que no tiene meta alguna, más que la nada, Giacomo nos dice: ‘El género humano no creerá nunca no saber nada, no ser nada, no poder llegar a alcanzar nada. Ningún filósofo que enseñase una de estas tres cosas habría fortuna ni haría secta…’

A la luna. Canto XIV

Oh tú, graciosa luna, bien recuerdo
que sobre esta colina, ahora hace un año,
angustiado venía a contemplarte:
y tú te alzabas sobre aquel boscaje
como ahora, que todo lo iluminas.
Mas trémulo y nublado por el llanto
que asomaba a mis párpados, tu rostro
se ofrecía a mis ojos, pues doliente
era mi vida: y aún lo es, no cambia,
oh mi luna querida. Y aún me alegra
el recordar y el renovar el tiempo
de mi dolor. ¡Oh, qué dichoso es
en la edad juvenil, cuando aún tan larga
es la esperanza y breve la memoria,
el recordar las cosas ya pasadas,
aun tristes, y aunque duren las fatigas!

Alfred de Vigny

vigny_275x0

El ariano francés de familia aristócrata, con interés en el budismo y con mala suerte en el amor, decía que era filósofo antes que poeta, eterno incomprendido en una sociedad que lo admiraba y él no atinaba a saber el porqué, la soledad de un hombre que se sabe y se siente superior a los demás es el nexo con nosotros y elemento fundamental de su obra.

La Casa del Pastor (Fragmento)

Si está tu corazón por la vida abrumado,
debatiéndose, a rastras como un águila herida,
como el mío llevando en sus alas inútiles
todo un mundo fatal, humillante y helado;
si al latir se desangra por su llaga inmortal,
si el amor ya no ve como estrella más fiel
que antes le iluminaba el borrado horizonte;

Si está tu alma lo mismo que la mía en cadenas,
harta de su grillete y de su amargo pan,
abandona tu remo en la oscura galera
e inclinándote llora sobre el agua del mar
cual si en él encontrases un camino ignorado,
y estremécete al ver en tus hombros desnudos
esa marca infamante que escribieron con hierro…

 Friedrich Hölderlin

HOLDERLIN2

Pisciano alemán de formación clásica y gran influencia para filósofos como Hegel y  Friedrich Schelling, eterno enamorado, amante apasionado de un amor prohibido: su eterna Diotima (Susette Gontard, esposa de un banquero para el que trabajaba) a quien dedicará gran parte de su obra, perdió la razón en la mitad de su vida y pasó 30 tristes años acompañado de ella hasta que le llegó la salvadora muerte.

El consenso público

¿No es más bella la vida de mi corazón
desde que amo? ¿Por qué me distinguíais más
cuando yo era más arrogante y arisco,
más locuaz y más vacío?

¡Ah! La muchedumbre prefiere lo que se cotiza,
las almas serviles sólo respetan lo violento.
Únicamente creen en lo divino
aquellos que también lo son.

José de Espronceda

José de Espronceda

Ariano español con el talante de Lord Byron que lo hace el príncipe de los románticos españoles, el poeta del desengaño, bohemio de vida desenfrenada, inspirado en el ‘Fausto’ de Goethe crea una de las mayores obras de la literatura española: El Diablo Mundo.

Diablo Mundo (Fragmento)

¿Visteis la luna reflejar serena
entre las aguas de la mar sombría,
cuando se calma nuestra amarga pena
y siente el corazón melancolía?
¿Y el mar que allá a lo lejos se dilata
imagen de la oscura eternidad,
y el horizonte azul bañado en plata
rico dosel que desvanece el mar?
¿Y de aura sutil que se desliza
por las aguas, oísteis el murmullo,
cuando las olas argentadas riza
con blanca queja y con doliente arrullo?
¿Y sentisteis tal vez un tierno encanto,
una voz que regala al corazón,
dulce, inefable y misterioso canto
de vago afán e incomprensible amor?



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s