Pink Floyd – The Piper at the Gates of Dawn

Corría el año de 1967 y 3 estudiantes de arquitectura (Roger Waters, Richard Wright, Nick Mason) y uno de arte (Syd Barrett) deciden recoger toda la influencia musical y psicodélica que llegaba de San Francisco y la de sus coterráneos The Beatles para lograr una de las obras más importantes de la historia musical, su disco debut “The Piper at the Gates of Dawn”. Grabado precisamente en los estudios Abbey Road casi al mismo tiempo que The Beatles grababan el “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”, de hecho fueron invitados al estudio para ver como los fab 4 grababan “Lovely Rita” Nick Mason diría esto sobre el encuentro con The Beatles; “Ellos eran como dioses para nosotros, todos parecían muy amables y simpáticos con nosotros, pero estaban totalmente más allá de nosotros, totalmente fuera de nuestra liga”.  Junto al Sgt. Pepper entre otros llegó a  convertirse en uno de los álbumes íconos del rock psicodélico, con claras diferencias de los demás, mientras la mayoría de discos psicodélicos y del verano del amor hablaba de la hermosura del positivismo y todos los temas parecian teñidos de colores, el Piper es oscuro y a veces tenebroso.

El nombre del álbum viene del capítulo 7 de  The Wind in the Willows de Kenneth Grahame, uno de los libros preferidos de Syd Barrett, y es Syd el que toma el timón en este disco, su liderazgo era indiscutible (recordemos que además fue él quién escogió el nombre Pink Floyd, juntando los nombres de los artistas de Blues; Pink Anderson y Floyd Council) la mayor parte de las composiciones son obra de la mente maestra de Syd (a excepción de “Take Up Thy Stethoscope And Walk” de Roger Waters)que en ese momento estaba en su mayor etapa creativa, a pesar de estar inmerso totalmente en el LSD, adicción que luego haría que salga de la banda.

En el Piper nos encontramos con canciones que parecen sacadas de otra dimensión, quizá una dimensión donde los personajes de cuentos de hadas y la realidad se unen además en una conjunción con la distorsión y el dramatismo instrumental, como un cailedoscopio auditivo. Las letras se Syd precisamente nos llevan a conocer paisajes y personajes de leyenda con los que se identifica y otros que crea para combatir sus temores y se defiende del mundo establecido.

Entre los puntos más altos del disco nos encontramos con el tema más popular de este disco “Interstellar Overdrive” que es una pieza instrumental, una de las primeras improvisaciones psicodélicas que se vió en una banda de rock, sobretodo del U.K. Con casi 10 minutos de duración empieza por un riff de la guitarra de Syd y luego se pierde en las variaciones rítmicas de la canción al punto de ser incompresible y al final vuelve el mismo Riff para culminar esta pieza maestra. Las versiones en vivo de esta canción son más aplaudidas y la versión de estudio.

Y mi favorita del disco “The Scarecrow” dramática pieza existencialista donde  Syd compara su existencia a la de un espantapájaros.

Download Album Here: http://bit.ly/pKvlcd

Size: 96 MB



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s