Bob Dylan – Tempest

 

Hace algunos días finalmente hemos podido escuchar el disco tan ansiado por todos los dylanesque, el retorno del mesías finalmente se ha dado, Bob Dylan ha regresado, los jinetes del apocalipsis, los cowboys, y rockeros, se aglomeran para escuchar la obra del gran maestro.

 

 

El re-estreno de ‘Titanic’ de James Cameron en 3D dejó indiferentes a muchos, a mí sobre todo que nunca he sido un fan de aquella película, pero para nuestro Bob ha sido todo lo contrario, ya que este film es la principal fuente de inspiración para este disco, el tema que le da nombre, Tempest, es un relato de la catástrofe de el Titanic,  e inclusive menciona aquella famosa escena de Leo DiCaprio: ‘Leo tomó su cuaderno de dibujo/ El era a menudo tan dispuesto/ Cerró los ojos y pintó/ El paisaje en su mente”.’ Y bueno, no me lo imagino al buen Bob sentado con sus palomitas de maíz, y devastado por la muerte de Jack, no no, no quiero imaginármelo, háganlo ustedes.

 

 

La musicalidad del buen Bob se va por todo el mundo, se puede escuchar blues, canciones tradicionales irlandesas y de hawaii, un poquitito de folk, y sobre todo country. La voz, pues… es Bob Dylan, y como dicen por ahí ¡nadie canta como él!, es verdad, creo que nosotros los dylanmaniacs (?) hemos aprendido a amar su voz áspera, y envejecida, y en este disco la luce de manera espectacular. Las terapias han servido y puedo decirles que ha recuperado un poco más su voz, esperemos que siga así.

 

 

Entre los temas para destacar les mencionaré la majestuosa ‘Tin Angel’, canción que nos transporta por un momento a la mejor época setentera de Bob, con ‘Desire’ y ‘Blood on the Tracks’, y estoy seguro que si la hubiera grabado por aquellos años, hoy sería uno de sus grandes clásicos.

El disco cierra con algo que nos emociona a muchísimos, sobre todo a los beatlemaniacos, un tema llamado ‘Roll on John’ , tema dedicado ni más ni menos que a nuestro bien amado John Lennon. Así como lo leen, luego de casi 32 años de la muerte del ex beatle, Bob le dedica un tema realmente emotivo con referencias a letras de canciones de John como ‘A day in the life’ e ‘instant karma’, se siente como una suerte de redención a John, ya que como recordaremos Lennon criticó a Dylan bastante, sobre todo a partir de 1966, y en los 70’s a partir de la conversión de Bob al cristianismo.

 

 

Pero bueno, en verdad es un disco disfrutable, os confesaré que no le tenía mucha fe, y lo escuché solo porque era ‘el nuevo disco de Bob Dylan’, y no esperaba nada, pero luego de escucharlo me he quedado satisfecho, es una gran obra, y qué más le podemos pedir al buen Bob. Esperemos que nos siga sorprendiendo con grandes temas por muchísimo tiempo más.

 

 

Download Album Here:  http://bit.ly/QdnaMW

Size:  157 MB


Bob Dylan para mí y para ustedes.

 

Este será un post pequeño, rápido pero didáctico , una especie de vía rápida por la carrera de uno de  mis artistas preferidos : Bob Dylan.

En mis años colegiales me resistía escuchar al buen Bob, por alguna razón creía que estaba completamente sobrevalorado y no entendía qué impacto pudo haber causado para que cada banda, o músico que yo escuchaba lo cite como influencia. El punto crucial llegó cuando leí una entrevista donde The Beatles alababan mesiánicamente a Bob Dylan, fue como darme cuenta que los dioses también tienen un dios.

 

 

El primer paso, obviamente,  fue bajarme el disco de grandes éxitos. Como no le tenía mucha fe, escogí el de menor peso, y que tan sólo traía 20 canciones. De aquellas 20, más tarde me di cuenta, que 19 eran de su época folk. Un disco que no cubría, ni transmitía a Dylan casi nada. Además que por aquellos días para mi las guitarras eléctricas eran todo, me encontraba en mi fase de Nirvana, Guns N’ Roses, The Strokes, The White Stripes, etc; el folk no era algo que digería aún.

No comprendía canciones como ‘Blowin’ in the wind’, Mr. Tambourine Man, The Times They Are A-Changin’, recuerdo que las únicas que me gustaron fueron ‘Like a Rolling Stone’ por ser la “típica” la que todo el mundo conocía y que por default me iba a gustar, y ‘Knockin’ On Heaven’s Doors’, obviamente porque ya la había escuchado antes gracias a Guns N’ Roses. Mis impresiones fueron: Primero que no me gustaba la voz, no entendía como le podía gustar a la gente con semejante voz. Segundo que no entendía de qué diablos hablaba; por aquellos tiempos no era dado al surrealismo ni a las metáforas, entonces para mí eran simplemente letras sin ningún sentido. Luego de terminar todas las canciones del disco me prometí no volverlo a escuchar jamás, y lo puse en mi lista negra de la música. Así de contundente.

 

 

Pero los años pasaron, el colegio terminaba, mi pasión por la lectura me llevó a conocer nuevas formas de arte, mi melomanía me llevó de viaje por todas las décadas de la historia de la humanidad, me sentía suficientemente ‘maduro’ como para escuchar lo que sea.

Cada mañana suena alguna canción en mi cabeza, es una especie de despertador o soundtrack orgánico automático que tengo, y por aquellos días, de repente, cada mañana sonaba ‘Blowin’ In The Wind’, yo no comprendía por qué. Para mí Bob Dylan era algo que no iba a revisitar, simplemente era un artista que no llegó a gustarme y punto, el pasado pisado. Pero no, esta canción seguía visitándome cada mañana como uno de los fantasmas de Scrooge, aún así me negaba.

 

 

Pasaron algunos días más y vía Lastfm (ya saben, la mejor ‘red social’ de la historia, aquella que es basada sólo en tu gusto musical pero que su popularidad ha bajado considerablemente gracias a facebook y twitter y que puede que esté muy próxima a desaparecer. Bueno ésa, le debo mucho, hasta amores, otro día les explico) conocí una persona con gusto musical muy parecido al mío, Jude era su nombre, fanático de The Beatles a muerte como yo, con conocimiento musical puedo decir que superior al mío, coincidíamos en casi todo menos en un solo artista: Bob Dylan.

Jude me decía -pero cómo no te puede gustar, quizá no lo has escuchado con atención. Y yo, muy sobrado, le decía no no, lo he escuchado un millón de veces, y no me gusta, tampoco entiendo como a alguien más le puede gustar. Eran eternos debates donde yo siempre gracias a mi terquedad ganaba. Pero bueno, llegó el día, vía msn Jude me pasó una canción que cambiaría para siempre mi perspectiva sobre Bob Dylan, y me transformaría en uno de los fanáticos más acérrimos de Bob. La canción era: Love Minus Zero/No Limit.

 

 

Mi expresión fue WOW! ¡Nunca había escuchado tanta poesía dentro de una sola canción! Este Dylan que se me mostraba aquí era completamente diferente al que yo había escuchado, fue una revelación. Se me puso la piel de gallina, y la tuve que repetir y repetir, pasé escuchando esa canción por una semana entera. No comprendía como no habían puesto ésta en el ‘grandes éxitos’. El momento me había llegado, desde ahí comenzaría mi Dylanmanía, me bajé toda su discografía, y escuchaba uno por uno los discos con un placer extremo. Me alucinaba leyendo las historias detrás de cada canción, y la inspiración que en otros artistas causaba, ¡finalmente lo comprendía! Al fin comprendía porque idolatraban tanto a este tipo.

 

 

Lo entendí completamente. Inspiró también en mi escritura, y en casi todas las facetas de mi vida. Cuando escuchas a Bob con pasión ya nada vuelve a ser igual. Algo en ti despierta, supongo que es diferente para cada uno, pero para mí fue así, sentí como si todo tenía sentido, era la pieza que faltaba en mi rompecabezas musical, ahora lo entendía todo: -ah, con qué a esto se referían The Beatles, ¡ah! Con que de esta canción sacaron tal y tal cosa The Clash, ¡ah! Con que gracias a esta canción Judas Priest se llama así, e infinitos ‘¡Ah!’, todo tiene sentido, la influencia de Bob Dylan ha estado presente en casi toda la música occidental desde 1963. Es algo indiscutible.

 

 

Uff, dije que el post iba a ser pequeño pero no contaba con mi astucia. Les terminé contando, sin razón, como llegué a Bob Dylan. ¿Sin razón? Bueno creo que tengo un punto, o un punto que me voy a inventar en estos momentos, y es que a cada persona que ame la música le llega su momento de adentrarse en el mundo de Bob, no hay como ser indiferentes ante él. Es como aquellos mal llamados melómanos que dicen que odian a The Beatles, o a Elvis Presley, o Little Richard, pues fuck off people! Sin artistas como ellos la música del siglo XX nunca habría evolucionado, cada banda del mundo entero está influenciada de alguna forma por The Beatles o Bob Dylan. The Beatles contribuyeron a la música, y Bob Dylan a la parte lírica. Así que los animo, si es que no han escuchado a Bob con detenimiento, o negarlo como yo lo hice alguna vez, a escucharlo con atención, con tranquilidad. Les garantizó que también llegarán a amarlo.

A tanto ha llegado mi fanatismo que hasta quise darle una especie de homenaje imitando una de sus portadas más famosas, ‘The freewheelin’ y lo hice, aquí está una foto, disculpad mi horripilancia, si quieren ver más, o empezar a hacer collages para el día de halloween pues aquí están más: The Freewheelin’ Photo Session

 

 

*Aplausos se escuchan a lo lejos* Gracias, gracias, pero aún no termino. La razón por la que empecé a escribir ésto fue porque una gran persona, con un perfecto gusto musical me ha pedido que la introduzca en el mundo de Bob Dylan. Así que intentaré hacerlo. Pondré algunas canciones, mis favoritas, o las que pienso podrán gustarles o digerir mejor, mm no no, mis favoritas mejor, bueno veremos que pasa. Recorreré cada uno de sus discos de estudio cronológicamente. Quizá me sale los bootlegs, veremos que pasa, así que empecemos. Ustedes escogerán con qué canción se quedan, o si se animan, mejor escuchen toda la discografía. Pondré una canción de cada disco, o sino nunca terminaré este post. Algunas canciones no estarán disponibles en internet así que sabrán disculpar si dejo algunos discos en blanco.

 

 

Fase Folk/Protesta: Los inicios del buen Bob, donde la mayoría de canciones estaban inspirados en sus héroes folk de antaño, y las letras se convirtieron en estandartes e himnos en la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos.

 

Bob Dylan – 1962

 

 

The Freewheelin’ Bob Dylan 1963 (lo encuentran detalladamente aquí: The Freewheelin’ Bob Dylan )

 

 
The Times They Are a-Changin’ 1964

 

 

 

Fase Electro/Folk/Rock: Inspirado en The Beatles, Bob deja atrás su pasado “protesta” y se encamina al nacimiento del folk-rock. Este cuarteto son los discos más aclamados por la crítica. La fase más conocida de Bob.
Another Side of Bob Dylan 1964 

 

 

Bringing It All Back Home 1965 

 

 


Highway 61 Revisited 1965 Bob Dylan – Highway 61 Revisited

 

 


Blonde on Blonde 1966

 

 

 

Fase Country o qué pasó luego del ‘accidente’ de moto. (Investiguen)


John Wesley Harding 1967 

 

 


Nashville Skyline 1969 (Bob Dylan – Nashville Skyline )

 

 

 

Fase ‘What the fuck is this shit?’ Lo dijo la Rolling Stone. Una serie de discos (y un soundtrack) que para mí siguen siendo los más infravalorados en la discografía de Bob.


Self Portrait 1970 

 

 


New Morning 1970 

 

 


Pat Garrett & Billy the Kid 1973

 

 


Dylan 1973

 

El Regreso a las listas. Para muchos la mejor fase de Bob, y creo que mi favorita también. Los discos de 1974 a 1976 son únicos:


Planet Waves 1974 

 

 


Blood on the Tracks 1975 (Bob Dylan – Blood on the Tracks

 

 


The Basement Tapes 1975 (con The Band)


Desire 1976 (lo encuentran aquí: Bob Dylan – Desire

 

 

Fase: Adiós 70’s, hola coros femeninos, hola cristianismo. Desde aquí empieza el Bob Dylan cristiano, cosa que les costó muchas críticas y parodias, hasta de John Lennon.


Street Legal 1978 


Slow Train Coming 1979 


Saved 1980 

 


Shot of Love 1981 

 

Reencuentro, o no me encuentro, fase ochentera/noventera. Quizá la fase más dura de Bob, la venta de sus discos empieza a decaer, su imagen ante la crítica también y su voz se empieza a ir poco a poco. Lo que más me gusta destacar de esta fase es la época con los Traveling Wilburys (investiguen).
Infidels 1983 


Empire Burlesque 1985 


Knocked Out Loaded 1986 


Down in the Groove 1988


Oh Mercy 1989 


Under the Red Sky 1990 


Good as I Been to You 1992 


World Gone Wrong 1993 

 

Bob Dylan contemporáneo. Para mí el Time Out of Mind sugiere un regreso al Bob de antaño, recordándonos su majestuosa fase setentera. Marcó un ‘revival’ tanto comercial como personal. Bob Dylan, el legendario, ha vuelto.


Time Out of Mind 1997


“Love and Theft” 2001 


Modern Times 2006 

 

 


Together Through Life 2009


Christmas in the Heart 2009

 

Y como mensaje final, y un ataque para mi yo de antaño, una lección de vida.

 


Bob Dylan – Desire

Oh sí una vez más os traigo material del maestro Dylan. Mi Dylanmanía siempre presente ha hecho que en esta ocasión les hable de esta obra maestra. Luego del éxito y su “regreso” con Blood on the Tracks, Bob nos trae uno de los mejores discos de su carrera sin lugar a dudas.

Cada vez que lean alguna reseña de este disco, encontrarán una palabra clave y que para muchos define este trabajo; “Colaboración”. No solo colaboración para la música sino también en las letras, ya que la mayoría de las canciones fueron escritas junto a Jacques Levy, un escritor y psicólogo que Bob conoció gracias al Byrd Roger McGuinn. Además inspirado en Patti Smith, decidió hacerce de una nueva banda para este disco. Al principio era abrumador la cantidad de músicos que Bob convocó para este disco, entre éstos se encontraba el mismísimo Eric Clapton. Pero las sesiones iban muy lento debido a la cantidad de personas, y Clapton se dió cuenta de la incomodidad que sentia Bob a la hora de presentar sus canciones más íntimas a todo el grupo de personas. Por esto le recomendó a Bob que se hiciera de un grupo más pequeño y abandonó las sesiones.

Dylan le hizo caso a Clapton y formó un grupo de estrellas conformado por: el bajista Rob Stoner junto a el batería Howard Wyeth, formaban la sección rítmica, la magnífica violinista Scarlet Rivera que se convierte en parte esencial del álbum con su violín, y por supuesto junto a la diosa Emmylou Harris, que asiste a Bob en segundas voces y coros.

 

Scarlet Rivera & Bob Dylan

Scarlet Rivera & Bob Dylan

 

Podríamos decir que este disco marca un regreso a las raíces más folk de Bob, con canciones que nos cuentan historias como en sus primeros discos. Las letras van desde sus problemas maritales hasta juicios injustos reales, pasando unos momentos por México y conociendo acerca de personajes de la mafia. La variedad en cuanto a sonido está más presente que en su predecesor, y sentimos el estupendo trabajo del productor Don DeVito, acoplando todos los instrumentos de una manera muy ordenada y obteniendo un sonido impecable.

Dentro del disco podemos destacar varias canciones que de seguro están entre las favoritas de todo amante Dylanesque. Canciones insignes como Isis, Joey, Romance in Durango, Mozambique; que se han convertido en las más versionadas por otros artistas además.

Les debo mencionar el quizá single más popular de este disco; la controversial y justiciera, Hurricane.

 

 

¿Porqué controversial? Pues la canción nos narra la historia de Rubin “Hurricane” Carter, un boxeador que fue injustamente acusado y sentenciado a cadena perpetura por un tripe asesinato. Claramente este fue un hecho racista, ya que nunca se comprobó la culpabilidad de Rubin. Bob se inspiró en la un libro de la autoría de Rubin y que él mismo le envió llamado The Sixteenth Round.

 

Rubin Carter & Bob Dylan

Rubin Carter & Bob Dylan

 

La canción hizo eco en toda la sociedad y el caso de Rubin fue investigado nuevamente y finalmente salió libre en 1985. Así que por eso es justiciera. El poder de una canción y la fama mis amigos, he aquí la más digna prueba.

Ahora mi favorita del disco; la hermosa Sara.

 

 

Sin lugar a dudas una de las canciones más personales de Bob. Aquí no usa a personajes ficticios para que se adueñen de sus palabras, aquí es directo, una plegaria a su entonces esposa Sara. En las sesiones de grabación Sara estaba presente, y  escuchó cantar a Bob oh Sara Don’t ever leave me, don’t ever go. Y aún así lo abandonó! El divorció vendría en 1977.

 

Así que a disfrutar del disco people! Se enamorarán del Dylan de la década de 1970.

Download Album Here: http://bit.ly/ss3Ers

Size: 51 MB

 


 

“Creo que Paul McCartney es la única persona por la que me siento intimidado. Puede hacerlo todo. Y nunca ha flojeado. Tiene el don de la melodía, tiene el ritmo, puede tocar cualquier instrumento. Puede berrear tanto como el que más y puede cantar baladas mejor que nadie. Hace melodías sin esfuerzo, motivo de sobra para sentirse intimidado… Hace todo sin esfuerzo. Ojalá se retire [Risas]. Cada cosa que sale de su boca está empapada de melodía.”

Bob Dylan, en la revista Rolling Stone

Bob Dylan – Blood on the Tracks

 

Blood on the Tracks es el quinceavo álbum de Bob Dylan. Lanzado en Enero de 1975. Éste álbum para muchos es uno de los mejores de la historia, y uno de los mejores de Bob Dylan. Marca un claro regreso al estilo y a la calidad compositiva con la que nos había conquistado en los años 60.

 

 

 

En este disco podemos respirar ese aire de arte inspira más arte y el dolor es una musa incomparable. Dylan estaba tomando clases de pintura cuando este disco nacía y además su relación con su esposa Sara había terminado. Dos eventos que hacen de este disco algo único y lleno de matices.

Aunque Dylan nunca ha admitido que las letras en este álbum reflejan su vida personal, ni que tampoco son “confesiones”, sino que están inspiradas en los cuentos cortos del autor ruso  Anton Chekhov. A pesar de esto es muy claro ver en las letras claras referencias a los problemas por los que atravezaba por el momento, inclusive su hijo Jakob Dylan ha mencionado que la letra de la canción “Idiot Wind” y muchas otras del álbum son sus padres hablando.

 

 

Musicalmente nos traslada nuevamente a sus mejores tiempos de folk rock, pasando por sus tiempos country. Al principio Dylan deseaba que este álbum sea complemente eléctrico pero a la final todas las canciones terminaron sonando igual y se rechazó la idea. Así que la guitarra acústica es la proragonista. Además aun no contento con el resultado final regrabó cinco canciones 3 meses antes del lanzamiento, por sugerencia de su hermano David Zimmerman.

Quizá la canción más conocida de este disco es la grandiosa “Tangled Up In Blue”. Bob menciona que está canción; “Lo que hay de diferente sobre esta es que existe un código en las letras, y no hay sentido del tiempo. No hay ningún respeto por eso. Tienes el pasado, el presente y el futuro en la misma habitación, y hay poco que no puedas imaginar que esté sucediendo.” Sólo escuchen y sabrán que tener este disco completo es simplemente un “must”.

 

 

El resultado final es una joya, con alma del “Highway 61 Revisited”, sin duda uno de los mejores trabajos de Bob. Enjoy People!

 

Download Album Here: http://bit.ly/pU3q4t

Size: 70 MB


The Freewheelin’ Photo Session

Como os había comentado en mi post sobre el disco de Bob Dylan The Freewheelin’ menciono mi admiración por la portada, y desde que escribí eso se me había metido el “bicho” de hacer una sesión de fotos parecida.

Así que finalmente lo hice. No estaba planificado, bueno por mí sí, pero para las personas involucradas no. Así que sucedió un día Jueves primero de Septiembre. Para ese día un amigo y yo  habíamos quedado en vernos en la casa de una amiga mía además excelente fotógrafa Mariela Cobos. Íbamos a comer pizza y ver películas y nada más. Días antes de esto se me vino la idea de hacer la sesión de fotos, así que para eso ya tenía planeado llevarla a mi ahora amiga, antes amor platónico totalmente imposible colegial, Eliana Romero Cisneros; mi más grande amor platónico en la historia de mi vida. Nuestra historia, bueno mi historia platónica con ella es larga pero la resumiré en que la conocí el primer día de clases, el primer día que empecé el colegio y ella también, y fue como una revelación, nunca había visto alguien tan hermosa. Me enamoré al instante. Pero mi timidez era de niveles extraordinarios, nunca me atreví a a hablarle hasta el día que nos tocó en una clase de computación juntos, ¡dos años luego de haberla visto! Así que bueno luego de unos años retomamos el contacto, debido a mi persistencia más que nada. Me resistía a dejarla ir de mi vida así que con el tiempo todo ese amor ha evolucionado en una hermosa amistad. Además ella es signo Piscis igual que yo y simplemente podría estar con ella el tiempo que sea y nunca me cansaría, con muy pocas personas me puedo sentir así.

Eliana Romero & Fausto Ribadeneira

Eliana Romero & Fausto Ribadeneira

Así que la invité para este día que iba a ser solo de pizza. Falté a mi dentista y fui a verla a su trabajo a las 17:00 pm. Fui en taxi desde mi casa para poder llegar a tiempo, ya que conociéndola como la conozco estoy seguro que si no estaba allí a las 5 pm, ella simplemente se iba a ir. Y esta oportunidad no la podía perder. Llegue a tiempo y ella justo estaba saliendo del trabajo, al salir me sorprendió mucho, estaba totalmente despampanante, se había vestido de estilo formal porque había tenido una reunión, y aunque pensé que su ropa iba a afectar la sesión de fotos porque yo la esperaba más semiformal como yo, pues en lugar de eso mejor la ayudo, ya que como verán nuestras ropas combinan sin advertirlo. Esta sesión estaba destinada a hacerse.

Llegamos a la casa de mi amiga nuevamente en taxi, y ella nos recibió amablemente como siempre, Mariela es una espíritu afable. Charlamos por unos momentos sobre qué película ver y esperábamos a nuestro amigo Nicolás Parrales que al final nunca llegó. Salimos a comprar unas cuentas cervezas y volvimos. Fue en ese instante que vi que el sol se estaba yendo y se tenía que hacer la sesión en ese momento. Así que convencí a Mariela de hacerla. Ella estaba un poco reacia en sacar la cámara por sus barrios, y además que el tomar fotografías es su trabajo y yo no le iba a pagar nada, so ya se imaginarán. Pero ella supo comprender y accedió. Y le estaré eternamente agradecido.

Eliana no sabía que iba a formar parte de la sesión tampoco, así que también estaba sorprendida, pero de inmediato la convencí de hacerlo porque esta era una oportunidad única. Además de ser ella una fan de Bob. Así que les enseñe la fotografía de la portada y nos pusimos manos a la obra.

He aquí el producto final, entre risas y todo se logró una buena sesión a la cuál le tengo un cariño especial ya que cumplí dos sueños en un día; el hacerle homenaje a Bob Dylan y además tomarme fotos al natural, por así decirlo, con la que fue y será quizá el amor de mi vida.

Eliana Romero & Fausto Ribadeneira

Eliana Romero & Fausto Ribadeneira, nuestras risas psicóticas

Eliana Romero & Fausto Ribadeneira

Susurros de Gracia

Eliana Romero & Fausto Ribadeneira

feelin’ like Robert Plant

Eliana Romero & Fausto Ribadeneira

Blowin’ in the wind

Eliana Romero & Fausto Ribadeneira

desolation row

Eliana Romero & Fausto Ribadeneira

Eliana Romero & Fausto Ribadeneira

Eliana Romero & Fausto Ribadeneira

Honey, just allow me one more

Fausto Ribadeneira & Eliana Romero

Don’t Think Twice, It’s All Right


Today in Music History, August 31

En 1945 nace el cantauror irlandés Van Morrison.

 

 

En 1967 luego de la muerte de su manager Brian Epstein, The Beatles anuncian que se harán cargo de sus finanzas.

 

 

En 1969 Bob Dylan vuelve a los escenarios en el Isle of Wight Pop Festival en Inglaterra, luego de casi tres años de ausencia desde su accidente en motocicleta.

 

 

En 1973 The Rolling Stones lanzan su álbum Goat’s Head Soup, que contiene la hermosa canción “Angie”.

 

 

En 1974 John Lennon testifica ante la corte que la administración de Richard Nixon, busca deportarlo por sus protestas anti-guerra de 1972.

 

 

En 1976 George Harrison es encontrado culpable de plagiar inconcientemente los acordes de la canción de The Chiffons “He’s so fine” para su canción “My Sweet Lord”. Este problema fue un problema en la vida de Harrison quién luego salió victorioso apropiandose de los derechos de las dos canciones.

 


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.422 seguidores